header bg26 11mas

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 
Pin It

lo tienen200La nueva interceptación telefónica que eleva el nivel de alarma alrededor del magistrado que tiene a cargo el juicio sobre la negociación
Por Aaron Pettinari - 11 de Octubre de 2016
“A ese (Di Matteo) lo tienen que matar”. Esta es la frase que fue interceptada hace algunas semanas, casi de casualidad, en el ámbito de una investigación que se está llevando a cabo sobre las familias mafiosas palermitanas brindando nuevos indicios sobre el proyecto de muerte de Cosa Nostra para eliminar al Fiscal sustituto Nino Di Matteo.

El que habla sería uno de los mafiosos que, al discutir con su mujer, se quejaba de la imprudencia de la suegra que, días antes, había acompañado a la hija de ambos al Tc2, el club de tenis de la calle San Lorenzo. Y en ese diálogo el hombre le habría explicado claramente la razón por la cual la niña no tenía que volver nunca más a ese lugar. A ese club va Di Matteo y “a ese lo tienen que matar”.
Por lo tanto en el diálogo se entiende que el plan de atentado es actual, hoy más que nunca, y podría ocurrir no solo en el club de tenis sino en cualquier lugar de la ciudad frecuentado por el Fiscal. Partiendo de estos nuevos elementos el Fiscal en Jefe de Palermo, Francesco Lo Voi, dispuso inmediatamente la transferencia de las actas a la Fiscalía de Caltanissetta, que investiga precisamente sobre el proyecto de atentado y también escribió al Consejo Superior de la Magistratura, explicando los nuevos motivos de investigación. No solo eso. En la nota también se encontraría otro indicio atinente a la investigación, pero que se ha mantenido top secret, según el cual se hablaría de un proyecto de atentado con la utilización de explosivo.
Es lógico pensar que se pueda llegar a tratar de esos 150 kg de trotil que fueron enviados desde Calabria, de los cuales había hablado el arrepentido Vito Galatolo en el año 2014. “Ha ido demasiado lejos – dijo este último a los Fiscales -. Había llegado el via libre de Messina Denaro para hacer este atentado. A Cosa Nostra no le convenía hacer estas cosas, volverían los años ‘90 y el ejército en las calles, pero se había dado la orden de que había que hacerlo. El hecho de las garantías existentes figuraba escrito en la carta. Decía que al hacer ese atentado no nos teníamos que preocupar porque esta vez no habría sido como en los años ’90 y habríamos sido cubiertos. Entonces aceptamos”. Galatolo explicó también que el proyecto de atentado tenía una doble posibilidad, uno para atacarlo en Palermo, con el explosivo, y otro en Roma, donde Cosa Nostra estaba lista para disparar con kalashnikov.
Elementos que se están evaluando
Después de las declaraciones el nivel de seguridad del magistrado que investiga sobre la negociación entre el Estado y la mafia se elevó al punto de asignarle el sistema bomb-jammer. Como confirmación de las palabras del ex jefe mafioso de Acquasanta aparecieron las declaraciones de otros colaboradores de justicia como Carmelo D’Amico de Barcellona Pozzo di Gotto, o el mafioso arrepentido Francesco Chiarello. Este último había declarado específicamente que sabía que el boss Vincenzo Graziano, aquel que había sido señalado como el guardián del trotil, durante un período de excarcelación habría puesto en un lugar seguro el barril con el cargamento explosivo. Los jueces instructores habían descubierto inclusive que el dinero para la compra del mismo había sido obtenido de la venta de algunos garajes, transacción realizada por el abogado Marcello Marcatajo (fallecido el pasado mes de Abril). Como testimonio de la absoluta actualidad de la condena a muerte en contra del magistrado que investiga sobre la negociación Estado-mafia también están las palabras del jefe de todos los jefes, Totò Riina, quien fue grabado mientras conversaba en la cárcel durante su hora de patio. A Di Matteo “lo haría terminar como al atún”.
Como para eliminar el misterio posteriormente se conocieron las sibilinas palabras de Vincenzo Graziano, quizás el único que sabe exactamente dónde se encuentra el trotil, que la noche de su arresto, en Diciembre de 2014, le hizo una broma a los guardias de la finanza: “Al explosivo para Di Matteo lo tenéis que buscar en los pisos altos”. ¿Qué quería decir? ¿Era una referencia al hecho de que Cosa Nostra no es la única que desea la muerte del magistrado? Si así lo fuera se confirmaría lo dicho por Galatolo en relación a la disponibilidad de un artificiero a disposición de Messina Denaro: “Teníamos la orden de no presentarnos con esta persona –explica el colaborador de justicia-. Nos sorprendía el hecho de que no teníamos que saber quien era este hombre de Messina Denaro... Nosotros entendimos que era una persona externa a Cosa Nostra y que podía ser alguien del Estado que tenía interés en que se hiciera ese atentado”.
Una vez más el Tc2
El ex jefe mafioso de Acquasanta, al ser sometido a interrogatorio en el juicio sobre la negociación Estado-mafia, después de haber explicado que la orden de muerte en contra de Di Matteo no había sido revocada agregó que su grupo (formado por los hombres de los “mandamentos”, territorios mafiosos, de Acquasanta, Porta Nuova y San Lorenzo) podía no ser el único que estaba trabajando en ello (“Estábamos convencidos de que Messina Denaro había involucrado a otros grupos. El objetivo era siempre el de detener a Nino Di Matteo”). En Marzo de 2015 algunos chicos que asistían al club de tennis del Tc2 habían visto a dos hombres apostados con un fusil frente al ingreso secundario del círculo de tenis de calle San Lorenzo.
Ahora las nuevas palabras que han sido interceptadas ponen a la ciudad en un estado de alarma tal que en los días pasados se realizó una reunión, en absoluto secreto, del comité provincial presidido por el Comisario de Palermo Antonella De Miro. No solo eso. La semana pasada, en el ingreso del aula bunker de la cárcel de Ucciardone, se implementaron controles de seguridad más estrictos, agregando un detector de metales incluso en la zona de acceso exclusiva para los abogados y periodistas.
Después de la nueva alerta el CSM convocó a Di Matteo en forma urgente para escuchar de sus palabras cuál es la situación (obviamente en los límites de lo posible porque se trata de una investigación en curso). Y durante la audiencia ante la Tercera Comisión (la que tiene competencia sobre el traslado de los magistrados) se le planteó una nueva disponibilidad para trasladarlo lo antes posible por razones de seguridad. Una nueva señal que demuestra que han surgido nuevos elementos que no hay que subestimar.

Foto © Paolo Bassani


ARTÍCULOS RELACIONADOS
El atentado
Si no es ahora ¿Cuándo?
“Les trituraría los huesos”