Por Giorgio Bongiovanni-10 de abril del 2019

El Estado de Israel ha decidido: Benjamin Netanyahu, por quinta vez, seguirá siendo Primer Ministro. El escrutinio de los votos de las elecciones de ayer ha llegado a la etapa final (está en el 99%) y la cifra que se ha dado a conocer es que el líder del Likud está a la cabeza, aunque sólo sea por un estrecho margen, sobre el retador Benny Gantz y obtiene el 26.47% con más de 3 millones 900 mil votos, mientras que el rival de Azul y Blanco obtuvo el 26.11%. A pesar de la pequeña ventaja (Likud y Blu Bianco tienen 35 escaños cada uno en el Parlamento de Jerusalén), el Premier tendrá una gran mayoría (65 escaños de los 120 en el Knesset) gracias al resultado obtenido por su coalición (de derecha).

Más allá de los números, que también vieron el fracaso del laborista Gabbai que obtuvo solo 6 escaños (el mínimo histórico para el partido), está claro que los israelíes han elegido ser representados por un extremista de derecha, xenófobo, racista, belicista que, como ya anunció el Procurador General Avichai Mandelblit, con toda probabilidad será acusado de tres casos de corrupción y fraude. Un Primer Ministro que, respaldado por el apoyo de las potencias árabes conservadoras como Arabia Saudita y, sobre todo, por los Estados Unidos de Trump, podrá seguir adelante con sus objetivos expansionistas para anexar Cisjordania en un intento de mantenerse fiel a la promesa de un Estado de Israel dominante sobre todo y todos.

REDACTORES

anna.jpgbgeorges.jpgbgiorgio.jpgbjuan.jpgblorenzo1.jpg
Copyright (c) 2009. Antimafia Dos Mil Argentina