Pin It

Por AMDuemila-18 de diciembre de 2018

"Recuerdo todo sobre ese día y los muy largos que lo precedieron. Al término de más de cinco años de debate, la Corte se había retirado a la cámara del consejo seis días antes de ese 20 de abril. En mí y en mis colegas, la larga espera hacía aumentar las tensiones. Con Teresi, Tartaglia y Del Bene, éramos conscientes de que la eventual absolución de los acusados y, en particular de los institucionales, habría marcado el definitivo atardecer de una era y de una aspiración: la de condenar a las relaciones tan inconfesables de Cosa Nostra con el Poder. Sabíamos que este riesgo era concreto porque era la primera vez que se acusaba a mafiosos y a hombres uniformados de haber amenazado al gobierno de la República. Pero seguíamos convencidos de que la evidencia reunida llevaría a la condena de todos los acusados de ese terrible crimen: amenaza al cuerpo político del Estado".

El actor Claudio Gioè recordó aquellos momentos salientes que precedieron al pronunciamiento de la sentencia de primera instancia en las palabras de Nino Di Matteo, quien las vivió en primera persona. El actor, al leer algunos extractos del libro "Il Patto Sporco" durante la presentación aún en curso en el Teatro Biondo de Palermo, estuvo acompañado por su colega Carmelo Galati para contarle a la audiencia sobre "el día histórico" del 20 de abril de 2018.

 "Entramos al aula bunker de la cárcel Pagliarelli de Palermo, un cuarto de hora antes de las 16. Encontramos en la sala a docenas y docenas de periodistas y cámaras que, duele recordarlo, sólo se habían visto con igual despliegue de fuerzas en la audiencia inicial. Se percibía la espera febril de una sentencia que, en cualquier caso, habría representado un hito en la historia de la justicia italiana. Cuando la Corte ingresó se hizo un silencio espectral. En los rostros de los jueces se percibía tensión y fatiga. El presidente comenzó a leer y en su voz se expresaban sus emociones. En unos momentos comprendimos el resultado. Todos los imputados por aquel delito fueron declarados culpables. Y condenados a penas de prisión adecuadas a la seriedad de los hechos establecidos. La negociación había existido. La amenaza también. Mientras corría la sangre de las masacres, hubo quienes, en nombre del Estado, dialogaban e interactuaban con el enemigo. La lectura del dispositivo duró unos minutos. En la sala solo se oía la voz del presidente”.

 Y en los instantes sucesivos "solo recuerdo una gran confusión a mi alrededor. Pero recuerdo muy bien lo que sentí. Esperé el final de la lectura y, movido por un instinto que hasta ese momento había controlado, sostuve a mis tres colegas en un abrazo liberador. Con Teresi, Tartaglia y Del Bene no habíamos compartido un simple proceso, sino una aventura humana y profesional que había consolidado nuestra amistad. Quiero ser claro: no fue la alegría de ver condenados a los acusados. El sufrimiento de un condenado no es motivo de alegría para su acusador – continuó el actor de "La mafia mata solo en verano" – fue el abrazo de cuatro magistrados que habían creído en un trabajo delicado y difícil que también podría haber terminado sin nada. Al salir del aula, sentí otro sentimiento muy reconfortante: la magistratura italiana todavía puede ejercer toda su autonomía hasta el final, sin temores reverenciales ni cálculos de oportunidad política".

--------------------

*Foto de Portada: AMDuemila

REDACTORES

anna.jpgbgeorges.jpgbgiorgio.jpgbjuan.jpgblorenzo1.jpg
Copyright (c) 2009. Antimafia Dos Mil Argentina