header bg26 11mas
Pin It
35deficitEL DÉFICIT DE LAS PROVINCIAS
Fecha Publicación: Sábado, 12 de Noviembre de 2011
Las provincias argentinas cerrarán sus cuentas este año con un preocupante déficit fiscal de 9.000 millones de pesos y duplicarán ese rojo en 2012 porque desde enero comenzarán a pagar sus abultadas deudas con la Nación, por lo que aumentará fuerte su dependencia financiera de la Casa Rosada.
En medio de una profunda crisis internacional con algunos coletazos que ya tocan al país, los gobernadores dependerán como nunca en los últimos años de la decisión de la Casa Rosada para no terminar 2012 ahogados por los vencimientos y las demandas sociales en alza. Al menos seis de las 16 provincias que se inscribieron en el plan de desendeudamiento ya le pidieron a Cristina Kirchner que prorrogue por un año el período de gracia que prevé el Programa Federal de Desendeu-damiento (PFD), pero la Presidenta no respondió.
Senadores nacionales encabezados por el rionegrino Pablo Verani preparan un proyecto de ley en el Congreso para prorrogar el inicio de los pagos y esperan aprobarlo antes de diciembre, lo cual también de-penderá del oficialismo y la venia presidencial.
Según fuentes de la Rosada, la Presidenta tiene en carpeta el regreso del Programa de Asistencia Finan-ciera (PAF), aplicado entre 2005 y 2009, duramente criticado por “discrecional” por gobernadores como Juan Schiaretti. El Presupuesto 2012 destinará 6.984 millones de pesos en asistencia a las jurisdicciones con in-convenientes para afrontar las cuotas del PFD y también volverá a atenuar las restricciones sobre el comportamiento fiscal por las consecuencias que aún persisten de la crisis financiera internacional de 2008 en la estructura del gasto.
Es que los gobernadores deberán enfrentar las demandas salariales y los vencimientos de deuda con menos capacidad financiera, por la ralentización de la recaudación y la reducción del fondo sojero por la caí-da de los precios. El PDF prevé el pago de unos 68.353 millones de pesos en 227 cuotas mensuales (hasta 2030) con una tasa anual del 6 por ciento y dispone como “garantía” la Coparticipación, por lo que la Nación po-drá reducir en el acto el giro de los fondos impositivos a la jurisdicción que se atrase con el compromiso.
Sólo en 2012, las provincias deben pagar unos 7.293 millones de pesos (1.700 millones de dólares) de deudas contraídas con organismos internacionales y otros 3.115 millones de pesos del pasivo con la Nación, lo que se sumará al rojo de 11.000 millones por el aumento del gasto público. El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) pronosticó que, si el gasto crece al 35 por ciento hasta fin de año, las gobernaciones podrían registrar un déficit fiscal total de 13.444 millones de pesos.
La mayoría de las provincias revirtió en 2010 el déficit registrado en 2009, a partir de adelantos del Tesoro Nacional, y terminó con un superávit de 5.487 millones de pesos, aunque Buenos Aires, Mendoza, Santa Cruz y Santa Fe conservaron el “rojo”. Guillermo Giussi, ex-perto en gestión fiscal de la consultora Economía & Regiones, precisó que el déficit crecerá un 125 por ciento respecto de 2010, para ubicarse muy cerca del registrado en 2009, cuando había alcanzado los 10.000 millones de pesos. La cuestión salarial es clave e incluso es la que determina si el año será bueno o malo, dado que por cada dos pesos en caja, uno va a parar a salarios, mientras que la Nación destina sólo el 15 por ciento de sus recursos a sueldos.

http://www.el-litoral.com.ar/leer_noticia.asp?IdNoticia=178693