header bg26 11mas
Pin It
juanalbertoAgradezco a la dirección de Antimafia Duemila el honor de haberme dado la oportunidad de manifestar mi pensamiento en el acto de aparición de su página web en la República Argentina, y me compromete a continuar y profundizar mi compromiso personal por un mundo en el que primen la paz, la solidaridad y la justicia.
Obviamente, la aparición de esta página como una expresión nativa de la lucha contra la mafia, no puede circunscribirse a la transmisión al público argentino de la acción que se desarrolla en Italia contra la “Cosa Nostra”, la “Ndrangheta”, o la “Camorra”, sino que deberá abarcar un espectro más amplio, si se lo observa desde el ángulo de lo que podríamos denominar “la mafia globalizada”, o más específico, si se lo estudia desde la perspectiva eminentemente local.

Dice Leonardo Sciacia1 refiriéndose a la sociedad siciliana: “cada sociedad genera el tipo de impostura que, por así decir, se merece. Y nuestra sociedad, que en sí misma constituye una impostura, una impostura jurídica, literaria, humana… no ha hecho otra cosa que producir, de manera natural, obvia, la impostura contraria”, para luego vaticinar “todo el mundo es Sicilia”2.

Desde la perspectiva apuntada, habiendo sido invitado a concurrir al homenaje que se le hacía en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Palermo (Sicilia – Italia) a ese mártir de la lucha contra la mafia que fue el Juez Paolo Borsellino, manifesté mi posición respecto a que “la mafia dejó de ser un tipo específicamente italiano de delitos económicos, para transformarse en la forma en que se manifiesta el control global por parte del capital financiero internacional y que -por ende- la lucha contra la mafia adquiere hoy ribetes internacionales” 3.
Explica la Lic. Beba C. Balvé 4 que “Distintos hechos acontecidos en los últimos tiempos demuestran con creciente claridad que el sistema económico-financiero planetario pareciera regirse por la amoralidad, la hipocrecía y la falta de ética. En momentos en que el gobierno estadounidense y las agencias político-financieras bajo su control como el FMI y el Banco Mundial, pretenden justificar sus arbitrariedades en base a su supuesta superioridad moral, política y estructural, y abiertamente insultan a países como la Argentina, observamos que, sin embargo, la actual podredumbre del sistema económico-financiero mundial tiene su epicentro, casualmente, en los Estados Unidos. Más precisamente en el entorno de las grandes corporaciones que detentan determinante poder real en los asuntos mundiales.
“Es que sus métodos empresariales -a menudo mejor descriptos como modus operandi-, se asemejan cada vez más a lo que desde siempre caracteriza a las mafias. La ilegitimidad de buena parte de sus objetivos se escuda detrás de una legalidad formal; lo inconfesable se resguarda detrás de eufemismos hipócritas; y el robo, el fraude y la expoliación se esconden detrás de un sistema financiero, jurídico y metodológico de gran complejidad que encubre la realidad. Parecieran inspirarse sobre la aplicación fría y férrea de su enorme fuerza aliada a una astuta hipocresía”
Estamos ante un aparente “Cambalache” 5 donde conjugan capital financiero, petróleo, venta de armas, banca of-shore, poderío militar, tráfico de drogas, lavado de dinero, control político, etc., contra el que la democracia formal no ha podido (habría que ver si ha querido) dar una respuesta adecuada por encontrarse condicionadas sus instituciones.
Con esto quiero significar que los dueños del poder real 6 han logrado que economía, política y criminalidad se aúnen 7, conjugando un plexo de dominio que -a nivel de las naciones- compenetra a todos los estamentos de la sociedad, conformando una suerte de “Estado dentro del Estado institucionalmente concebido”.
Para ello, en el campo de la cultura, utilizaron a algunos intelectuales (¿?) a su servicio para que proclamaran, desarrollaran y finalmente impusieran, la tesis de que habían muerto las ideologías, las teorías y los paradigmas, con lo que lograban que desapareciera la razón de ser de la lucha contra cualquier sistema de opresión.
La eficacia, el éxito, la posesión de cosas, el dinero, adquirieron así categoría axiológica, vaciando al individuo de su humanidad.
Rescatar la humanidad del hombre, denunciar la realidad que nos están imponiendo los detentadores del poder real, desenmascarar a sus personeros locales, hacer visibles los instrumentos de los que se sirven, es una tarea de todos y cada uno de los que hemos decidido no rendirnos.
Gracias Antimafia Duemille por hacerse cargo.

1“El Consejo de Egipto”, cit. por Joan Queralt en “Crónicas Mafiosas”, pag. 20.

 

2 Op. cit., pag. 26.

 

3 Para profundizar el desarrollo de esa posición ver mi ponencia en el “Primer Congreso por la Guerra Internacional Contra las Mafias” [Facultad de Filosofía y Letras de Palermo (Sicilia – Italia) – Julio de 2005].

 

4“Capital Financiero, Guerras y Mafias ( Nuevos procedimientos del imperialismo como política)”. Ponencia presentada en el “Segundo Congreso por la Guerra Internacional Contra las Mafias y Primer Congreso Nacional de Lucha Contra las Mafias y la Corrupción” (Facultad de Derecho de la UNR -Rosario 22 y 23 de junio de 2006).

 

5 Tango de Enrique Santos Discépolo.

 

6 La “stegocrazia”, que significa "Poder ejercitado por quien se esconde, por quien no aparece”.

 

7 Analía Randazo, en “Dictaduras, Mafias y Paraísos Fiscales”, citando al criminólogo Vincenzo Ruggiero, dice que la distinción entre criminalidad económica y crimen organizado es actualmente “una anomalía analítica, fruto prevalente de las sudivisión en ‘especialidades’ que existen en el ámbito de la disciplina criminólogica”.