header bg26 11mas
Pin It
Monumento-a-la-BanderaEs sumamente preocupante lo que está aconteciendo.
Desde esta página veníamos transmitiendo la información aparecida en los diferentes medios sobre los hechos de violencia que se sucedían en Rosario y que -en su mayoría- obedecían al accionar directo o por encargo de bandas de narcotraficantes que se disputaban territorios.
La vinculación del narcotráfico con sectores policiales aparecía como innegable.
Las acusaciones  cruzadas entre el gobierno provincial y nacional relacionadas con la responsabilidad en la represión del narcotráfico se sucedieron, generando una situación de desconcierto y honda preocupación para la ciudadanía, toda vez que observaba cómo un flagelo de esa naturaleza era utilizado como instrumento para dirimir disputas políticas partidarias.
Pero un cambio de conducta que aparece a la vista como impulsada por el Sr. Juez de Instrucción de los tribunales provinciales Dr. Juan Carlos Vienna y por el Ministro de Seguridad Dr. Raúl Lamberto, derivó en una sucesión de exitosos operativos contra el crimen organizado, íntimamente conectado con el tráfico de drogas en la zona de influencia de la ciudad de Rosario (aunque esto mereció duras críticas públicas por parte de funcionarios del Juzgado Federal que acusaba al Dr. Vienna de actuar fuera del marco de su competencia).
De estos operativos surgieron nombres concretos de personal policial y de seguridad (específicamente de la Secretaría de Delitos Complejos y de la Subsecretaría de Seguridad Comunitaria) vinculados a estas organizaciones delictivas.
Hasta allí el optimismo.
Sin embargo, a los pocos días se hicieron públicas las amenazas al Dr. Vienna y a su secretario (habrían puesto precio a sus vidas en $ 500.000.-), al Dr. Lamberto y a tres integrantes de la fuerza policial que participó en los operativos (uno de estos sufrió un atentado a balazos lo que, de alguna manera, hizo concreta las amenazas). También se tomó conocimiento de que estas personas, así como vehículos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria que supuestamente no podrían ser identificados, habían sido objeto de seguimientos por parte de integrantes de estos grupos delictivos.
Todo esto hace evidente la existencia de una red de inteligencia y de logística que no puede menos que resultar sumamente alarmante porque evidencia una clara vinculación de la delincuencia organizada con sectores del aparato del Estado.
¿Estamos como en la vieja Sicilia ante la aparición de una suerte de Estado criminal dentro del Estado de derecho?
Pero lo que más alarma es que los medios de comunicación de distribución nacional no hacen referencia alguna a estos sucesos, ignorándolos supinamente.
Sin embargo debo destacar que la Corte Suprema de Justicia de la Pcia. de Santa Fe, los legisladores de todos los partidos políticos, las instituciones de derecho (llámese Colegio de Magistrados, Colegio de Abogados, Facultad de Derecho, etc.) se manifestaron públicamente dando su apoyo al Dr. Vienna y al Dr. Lamberto, comprendiendo que la cuestión excedía el marco de la lucha política partidaria para transformarse en un ataque concreto a las instituciones de la democracia.
Pero eso no basta. Es la ciudadanía toda la que debe expresar en forma concreta su repudio al accionar de este flagelo delictivo, y es destacable la concentración organizada el día 11/06/13  en la ciudad de Las Parejas por los Ciudadanos Autoconvocados por la Vida y la marcha programada en la ciudad de Rosario para el próximo día 25.
La participación ciudadana es la única que garantiza la memoria y la resistencia.
Dr. Juan Alberto Rambaldo