header bg26 11mas
Pin It
menenjr200Oficialmente fue un accidente; para Zulema Yoma siempre fue un atentado de mafia

Por Giorgio Bongiovanni y Jean Georges Almendras

La versión oficial sobre la muerte de Carlitos, que ganó las calles argentinas y el mundo entero, apuntó a que el helicóptero se precipitó  a tierra fruto de un accidente. Pero aún así, en aquel momento, la señora esposa del entonces presidente de la Nación, y madre de Carlitos, Zulema Yoma, no tuvo remilgos en decir públicamente que en realidad la muerte de su hijo fue en el marco de un atentado criminal.  

Un verdadero aluvión de sospechas y de especulaciones circularon alrededor de la tragedia. Y todas las circunstancias de la investigación en torno a la muerte de Carlitos Menem fueron igualmente puestas  especialmente bajo sospecha, tornándose aún más enigmático y complejo el caso, debido al destino que sufrieron algunos testigos y dos peritos de la causa judicial, uno de ellos miembro de la Fuerza Aérea Argentina y otro de la Gendarmería Nacional.

Y como un fantasma sobrevolando las idas y venidas de todo lo que aconteció una vez que el helicóptero impactó sobre el costado de una ruta nacional, la pregunta, sobre los verdaderos motivos del episodio, comenzó a ganar espacio en la opinión pública. Pero de filas oficiales, y mismo de filas del primer mandatario argentino no se oyó decir ni una silaba que contradijera la carátula de accidente.

En consecuencia, el 16 de octubre de 1998 la causa fue archivada por el Juez Villafuerte Ruzo. Oficialmente, la aeronave se había estrellado luego de golpear con cables de alta tensión.

Y como lo dijimos en un párrafo anterior, una sola persona se mantuvo firme en contradecir el informe oficial, y esa fue nada menos que la madre de Carlitos, Zulema Yoma. ¿Qué sabía esta mujer para hacer semejante afirmación?

El controvertido y polémico caso de la muerte de Carlitos Menem siguió estando en la nebulosa hasta que Zulema Yoma pidió a la Corte Suprema  la reapertura del mismo. Pero sorpresivamente en abril del año 2001 se rechazó esa reapertura. Y esto fue hasta el año 2010, momento en que la causa fue reabierta. Años después sobrevino un imprevisto extremadamente significativo: el ex Presidente Carlos Menem, padre de Carlitos, un poco más de 20 años después de la tragedia, admitió por escrito ante la justicia, que la muerte de su hijo se produjo en el marco de un atentado.

El periodismo argentino de aquellos días informó sobre ese testimonio con lujo de detalles.  Por ejemplo, según Perfil el ex presidente Menem aseguró: “Sé quiénes, cómo y por qué lo asesinaron” refiriéndose a su hijo. El ya anciano ex presidente de los argentinos, dijo además ante el Juzgado Federal Número 2: “No revelaré los datos dado que es un secreto de Estado  y los conocí estrictamente en mi carácter de Presidente de la Nación”

Prácticamente en paralelo, Zulema Yoma, secundada por numerosos sectores de la opinión pública se mantuvo al firme en que el accidente, además de ser provocado fue practicamente un ajuste de cuentas, o una suerte de venganza contra el entonces Presidente, bien sea por acuerdos políticos, o por negociados mafiosos de los cuales formaba parte. Llamó poderosamente la atención, entre muchas de las circunstancias de las etapas de  investigación, que el helicóptero fue rápidamente desguazado, quizás con la intención de que no se realizaran nuevos peritajes. Peritajes que pondrían al descubierto que la aeronave presentaba numerosos impactos de proyectiles de alto calibre. También llamó poderosamente la atención a todo nivel, dentro y fuera de la Argentina, y en el ámbito de varios periodistas argentinos que escribieron libros profundizando sobre el caso y dejando en evidencia un sin fin de irregularidades y sospechas, que por causas poco claras y en atentados en diferentes lugares y circunstancias,  perdieron la vida  unas 14 personas relacionadas de diferentes formas con las investigaciones en torno al caso.

Fortaleza materna mediante, Zulema Yoma no titubeó nunca en hablar sobre un atentado. Periodistas de la revista “Semana”, la entrevistaron en el mes de setiembre del año 1997 (dos años después de la caída del helicóptero)  y en la oportunidad cuando se le preguntó: ¿En el momento que usted se enteró de la muerte de su hijo, pensó en un accidente o en un atentado?. Zulema dijo enfáticamente: “En un atentado, por el acoso permanente que recibíamos la familia. Comenzaron con mis hermanos, después fue la salida mía de la Casa de Olivos –residencia del Presidente Menem- el 12 de junio de 1990. Después comencé el juicio del divorcio para proteger a mis hijos y estar lejos del poder, y ellos seguían acosando a mis criaturas”. ¿Quiénes son ellos? le preguntaron a Zulema. Ella contestó: “La mafia. La mafia que aportaba a los medios informaciones falsas de que Zulemita se copiaba en la  Universidad, que Carlitos era un chico de la noche que andaba con malas compañías y de la madre que era desequilibrada. La misma custodia no nos protegía para nada, más bien nos controlaba muchísimo y se la pasaba informando a la gente del entorno presidencial sobre lo que hacíamos o con quien estábamos. A nosotros nos controlaba gente muy allegada a Menem que no nos quiso jamás. Yo temía por la vida de mis hijos. A Carlitos lo sacaron de mi casa para que fuera a vivir solo, le compraron el helicóptero porque el mismo entorno del presidente lo incentivó para que piloteara”

Zulema Yoma habla. Su relato es sustancioso. Tiene en su haber suficientes evidencias de que todo en la investigación judicial, pericial y forense, fue literalmente manipulado y distorsionado, o mejor dicho, alterado con el solo cometido de que la verdad sea silenciada. De que todas esas sospechas de que la aeronave fue tiroteada se diluyan, se disipen.

Y aunque lo piolines del destino (o de una mafia muy cercana a Menem, como lo afirma Zulema Yoma) parecen dejar todo en la nebulosa en torno a este caso, desde las sombras van surgiendo situaciones que van arrojándonos elementos o luces para que finalmente la impunidad (dueña y señora de toda una conspiración mafiosa y criminal, al parecer nacida en las entrañas mismas del circulo en el que se manejaba cotidianamente Carlos  Menem) no siga sobrevolando sobre nuestras cabezas.

(Continuará)
------------
 *Foto de Portada: www.elindependiente.com.ar

Parte 1

Parte 3