header bg26 11mas
estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Pin It

giorgioypablo200

LA MAFIA HA ACABADO CON LA VIDA DE UN  JUSTO, PABLO MEDINA

Por Jorge Figueredo
          Qué difícil es poder expresar con palabras el asesinato del  periodista Pablo Medina Velásquez,   comprometido en la lucha contra la mafia y la corrupción, en manos de sicarios, en la tarde de hoy 16 de octubre de 2014  mientras regresaba de una cobertura periodística en compañía de una joven mujer, Antonia Almada quién también falleció a poco de su arribo al Hospital Distrital de Curuguaty donde fue trasladada.

figueredojorgeQué difícil es poder expresar con palabras, el asesinato del periodista Pablo Medina Velázquez, cuando el que cae acribillado por las balas es un amigo y hermano, con quien he compartido el ideal de ver un Paraguay donde reine la JUSTICIA, libre de las ataduras de la mafia y la corrupción.    

Pablo Medina es un nuevo mártir no solo del periodismo paraguayo, sino  de la lucha contra la mafia en el Paraguay y en el mundo. Así como su hermano, el periodista Salvador Medina, quién fue muerto a manos del crimen organizado el 5 de enero de 2001, de nuevo la mafia a través de su brazo armado ha asesinado a un histórico y valiente periodista,  que siempre se caracterizó por su laboriosidad, constancia y entrega en su lucha para desenmascarar a los narcotraficantes, rollo-traficantes, corruptos,  policías, políticos y funcionarios públicos en general ligados al crimen organizado.

A Pablo Medina siempre le preocupó la actividad mafiosa en el departamento de Canindeyú,  vinculada e incluso operada por referentes políticos de todas las tendencias partidarias, y económicos, la mayoría de ellos pertenecientes al partido colorado, actualmente en el  Gobierno a través del presidente Horacio Cartes.
       
     
Pablo Medina ha sido colaborador, y  lector asiduo del periódico Antimafia Dos Mil.  Ha participado incluso de Congresos Antimafia como el de Rosario en el año 2009. Ha sido entrevistado por Giorgio Bongiovanni, director de la Revista AntimafiaDuemila, y justamente está noche cuando pasaban las informaciones sobre su asesinato en el decano de la televisión nacional canal 9 tv cerro corá una de las fotografías más difundidas fue aquella foto que se tomó con Giorgio en Asunción-Paraguay donde él aparece sosteniendo el periódico antimafia abierto justo en la página donde se publicó un articulo recordando a su hermano Salvador Medina, también asesinado por la mafia.

La muerte de Pablo no ha sido una casualidad, sino que es un signo de que el Paraguay se está convirtiendo en una nueva Colombia o México donde la Mafia impera soberana por encima de todos los poderes del estado. Este asesinato es una evidencia más de que el Gobierno de Horacio Cartes ha creado las condiciones propicias para que el crimen organizado y la mafia no solo hayan crecido cuantitativamente sino sobre todo cualitativamente, y que la mafia  se haya casado con el Estado paraguayo. Más que nunca el asesinato de Pablo Medina es una muestra de que el ESTADO-MAFIA vinculado o aliado a la MAFIA-ESTADO es una dolorosa y terrible realidad en estos momentos en el país.

Si los ciudadanos paraguayos no despertamos en conciencia y unidos lo enfrentamos con seriedad, perseverancia y coraje, habrá muchas más víctimas que lamentar en el Paraguay
 
En estos momentos estamos en una situación igual o peor que la dictadura del General Alfredo Stroessner. Antes, los asesinos tenían caras, rostros al servicio del stronismo. Ahora los asesinos de la mafia que  matan a periodistas y campesinos sobre todo críticos al sistema imperante no tienen  identidad, y no me refiero solo a los sicarios sino a los patrones, a los ideólogos de los crímenes  y no van a dudar en seguir matando a cualquiera que los denuncie y desenmascare.

Solo si nos unimos y luchamos contra el flagelo de la mafia, éstas muertes van a  acabar y alguna vez la mafia como ha tenido un principio tendrá un final.          
 
Pablo Medina es un justo que ha dado la Vida, lo más preciado que tiene el hombre, en su lucha a favor de la Justicia y la Legalidad en un país donde la ilegalidad, la corrupción y sobre todo la mafia prevalece por encima de todas las instituciones del estado y es transversal a toda la sociedad. El ha sido  un luchador nato, autentico, integro que ha ofrendado su vida por todos nosotros ya que siempre buscaba la verdad y nunca ha retrocedido ante nadie, ni vendido su conciencia para publicarla.

Pero no debemos recordar a Pablo muerto porque él se encuentra en estos momentos más vivo  que nunca, nos ha dejado físicamente pero su ejemplo de trabajo, de lucha, de coraje, sus ideales estarán siempre con nosotros que trataremos de seguir sus huellas.

Gracias Pablo amigo y compañero de lucha porque con tu testimonio de vida nos has demostrado que eres un verdadero Hombre; que amaste verdaderamente a tu prójimo, a los niños, que te preocupaste siempre por el bienestar del pueblo,  fuiste y serás siempre el faro de luz que resplandece en la oscuridad de la noche, para guiarnos y acompañarnos  en esta guerra contra la mafia que es terrible pero que tendrá un fin gracias a personas como vos.  


JORGE FIGUEREDO CORRALES
Asunción- -Paraguay