header bg26 11mas

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Pin It
pablomedina3-200“NADIE ESTÁ A SALVO”
Qué hay detrás de la muerte de Pablo Medina?
 
El crimen del periodista Pablo Medina y su asistente Antonia Maribel Almada de 19 años, una joven campesina universitaria, es la crónica de una muerte anunciada en Paraguay. Sufrieron una emboscada en manos de sicarios de la narco política en la siesta de este jueves 16 de octubre, cuando volvían de una cobertura periodística del asentamiento “Crescencio González”, distrito de General Resquín, departamento de San Pedro. Hace 13 años su hermano Salvador Medina, Director de la Radio Comunitaria Ñemity, un 5 de enero de 2.001 había sido acribillado por sicarios de la misma forma, atentado del cual por milagros logró salvarse su hermano Gaspar Medina. Es una familia de comunicadores, de cuatro hermanos tres ya fueron asesinados por el narcotráfico y políticos de la zona, sin que estas muertes sean esclarecidas por la justicia hasta hoy.
 
El corresponsal del diario ABC Color Pablo Medina, acudió para tomar una denuncia de la Federación Nacional Campesina sobre la inasistencia del Ministerio de Agricultura en la zona considerando que la plantación de mandioca de los campesinos fue afectada por una plaga y los técnicos del MAG se desatienden del hecho. Este es un territorio dominado por el narcotráfico y empresarios del agronegocio de la soja, los cuales mantienen en zozobra a las comunidades campesinas.
 
El narcotráfico reina como un Estado dentro del Estado, tienen a su servicio las instituciones más importantes. Al que se oponga le meten tiros y terminan como los Medina. El mensaje de la mafia para todos es “Somos Gobierno cállense o les metemos plomo, somos la Ley”. La barbarie se enseñorea de este país y modelos económicos foráneos, así como formas culturales de organización en carteles de droga como los de Colombia y México se imponen por la fuerza en el campo. A más de narcos autóctonos, tenemos narcos importados como el comando capital y vermelho, quienes aparecen disfrazados de grandes productores de soja o fazendeiros. “En tiempos de la Narco-demosgracia, el no estar de acuerdo se paga con la vida. Es lo que pasó con el periodista Pablo Medina, quien con su pluma valiente y solitaria les ponía en evidencia. La venganza narco produjo el exterminio de toda una familia de comunicadores.
medina“La crónica señala que Pablo vino hasta el asentamiento para investigar y publicar que pasaba, tomo fotos, realizó algunas consultas y luego, alrededor de las 13:30 horas, se retiró del lugar, informó el dirigente campesino Portillo a las radios comunitarias.
 
Casi una hora y media más tarde, Portillo, según dijo, recibió un llamado del propio teléfono de Medina donde hablaba una mujer pidiendo auxilio porque al periodista se le disparó varios tiros recibiendo impactos de balas en su humanidad. El campesino inmediatamente dio aviso a la Policía.
El hecho habría acontecido en la zona denominada “Marqueti”, cerca de Villa Ygatymi, departamento de Canindeyú. Es una ruta principal con poca población, el camino está rodeado de cultivos de sojas. Portillo, recuerda que en “Ara Vera” ya hubo una confrontación a causa de la siembra de la soja, se echa arboles, y allí Pablo Medina fue para una cobertura periodística.
 
“Los latifundistas tienen controlado todo, en todos los sentidos, grandes producciones de soja, narcoganadería, son territorios controlados tienen protección policial, civiles armados en cada establecimiento”, señaló el dirigente de la FNC Portillo.
Hace un mes el gobierno retiró del periodista Medina sus custodios, dejándolo a merced de la mafia. Pablo Medina, sufría constantes amenazas de muerte por lo que siempre se movía con guardaespaldas. El Ministerio de Interior de este país le retiró sus custodios, produciéndose este desenlace.
La sociedad paraguaya y en especial el sindicato de periodistas condenaron el crimen del comunicador y se producen manifestaciones en la fecha en la capital paraguaya, exigiendo el esclarecimiento del asesinato y en demanda de justicia. Responsabilizan al gobierno del Presidente Cartes por este crimen, que conmueve al país, ante el aumento de la violencia y el recrudecimiento de las amenazas contra la libertad de expresión y prensa, ya que este crimen se produjo en medio de constantes denuncias de cierres y confiscaciones de equipos de medios de comunicación comunitarios.
 
Paraguay, desde el golpe de Estado a su proceso democrático y la instalación de gobiernos de cortes neoliberales como las de Franco y luego hoy la de Horacio Cartes está sufriendo un retroceso en diferentes campos. Los trabajadores en general y los trabajadores de prensa en particular, como los corresponsales del interior sufren todo tipo de amenazas a sus vidas, sin que desde el gobierno se les brinde garantías para sus labores. La profesión de periodista con ello se ha vuelto una de las más peligrosas, ante el amparo y complicidad que existe desde las más altas esferas del gobierno y el poder judicial con sectores del narcotráfico y la mafia que tienen amplios territorios liberados para delinquir. Esto trae como consecuencia que nadie esté a salvo y ante ello ningún ciudadano/a debe permanecer indiferente frente a la instalación de un modelo de terrorismo de estado y la narcocracia.
 
Marcos Ibañez
16 de Octubre 2014