header bg26 11mas
Pin It
plazamedina

Por Jorge Figueredo-Asunción, 3 de diciembre de 2018

En   estos días nos desayunamos con la sorprendente noticia de que a iniciativa de un grupo de vecinos, la Junta Municipal de Curuguaty, de manera apresurada, casi clandestina, dictó una resolución por la cual cambiaba o suprimía el nombre del periodista Pablo Medina a una plaza, ubicada en el barrio Industrial de esta Ciudad.  

Esta información tuvo su repercusión nacional e internacional.  Es por eso que profundamente dolidos y consternados los familiares de Pablo Medina, encabezados por su padre Don Pablo Medina, su hermano Gaspar y su hija Dyrsen , se reunieron con el Intendente de Curuguaty, Nelson  Martínez  del Partido Colorado y parte del Movimiento Añetete (De verdad), cuyo líder es el Presidente de la República, Mario Abdo Benítez,  para solicitarle que vete la resolución del legislativo municipal.  

Con el objeto de conocer el tenor de la conversación con el Intendente, Antimafia Dos Mil Paraguay se comunicó con Dyrsen Medina quien manifestó “Le dije al Intendente que mi papá es una persona que hizo todo por la comunidad, a costa de su vida. Que es de público conocimiento su lucha contra el narcotráfico que llevaba adelante. En su memoria y como recordación a su martirio y servicio desinteresado a la comunidad de Curuguaty y el Paraguay, como mínimo se merece que la plaza ubicada en el barrio Industrial, lleve su nombre “

 Dyrsen Medina dijo también al administrador municipal: “Estamos en contra de las personas que solicitaron el cambio de nombre de la plaza y necesitamos saber el motivo real del cambio. Consideramos que los vecinos que solicitaron el cambio presentaron un argumento débil, sin sentido. Pues si tienen el deseo de hacer actividades para hermosear la plaza como mencionaron, no es necesario suprimir el nombre de Pablo Medina para hacerlo. Es por eso que consideramos que el verdadero motivo del cambio, es que a estas personas les molesta no solo el nombre de Pablo Medina, sino sobre todo su ejemplo de lucha contra la mafia“  

También contactamos con Gaspar Medina quien expresó: “Manifestamos al Intendente que hubo una contradicción muy grande entre algunos que habían firmado el pedido para que una plaza del barrio Industrial de Curuguaty lleve el nombre de Pablo Medina y que ahora solicitan su cambio, supuestamente por que no habían sido consultados en su momento. Sin embargo, fueron integrantes de la Comisión de Mejoramiento de la Plaza, como Vice-Presidenta y Secretaria respectivamente, Nidia Gayoso y Noemí Paredes de Gauto, quienes habían propuesto que se denomine Pablo Medina a este lugar público, y ahora han sido las principales propulsoras de juntar algunas firmas que no alcanzan las 50 -dentro de una población de 15 mil personas aproximadamente con que cuenta el barrio Industrial-  para suprimir el nombre de Pablo Medina“  

“Ellas alegaron que debe llevar el nombre de 8 de diciembre, solo porque la cancha que está al lado de la plaza, se denomina 8 de diciembre .Le solicitamos que vete la Resolución de la Junta Municipal por que de manera apresurada y sin consultar a la mayoría de la población del barrio industrial y mucho menos de la Ciudad de Curuguaty tomaron esta decisión que atenta contra el honor y la memoria de un mártir de la justicia.  Don Pablo Medina, padre del periodista, aún está con vida, y si se mantiene esta resolución sería un golpe muy duro, no solo a la dignidad y al legado cultural que Pablo Medina dejo a las futuras generaciones, sino sobre todo para su padre y familiares. Sería como si lo hubiesen matado por segunda vez“  

“Incluso otras ciudades del país han reconocido la lucha contra la mafia y el valor cultural que aporto Pablo Medina en su trayectoria como periodista antimafia para despertar la conciencia ciudadana, de que otra sociedad era posible.   Por ejemplo, se puso una placa recordatoria en el CIC (Colegio Inmaculada Concepción) de Potrero Guayaki- Caaguazú, donde Pablo había cursado parte de sus estudios secundarios. En Villa Ygatimi, en el lugar exacto donde los sicarios al servicio del narcotráfico, lo emboscaron y asesinaron también esta una placa en homenaje a Pablo y Antonia. En la Ciudad de Capiibary una calle que conduce al camposanto lleva el nombre de Pablo Medina“

El Intendente Nelson Martínez les respondió que ya solicitó a la Junta Municipal que le envíe la Resolución por la cual suprimieron el nombre de Pablo Medina a la plaza. Se comprometió a hablar con las personas de la Comisión de Mejoramiento del barrio Industrial y los miembros de la Junta Municipal para escuchar sus argumentos de los motivos del cambio, ya que hasta el momento no encontraba fundamentos suficientes.

Dijo que buscaría la forma de llegar a un acuerdo con los concejales y que ambas posiciones merecen respeto. Y que si no se llega a un acuerdo, el ejecutivo municipal convocaría a una reunión con la Junta Municipal, a los familiares de Pablo y a todas las personas que están de acuerdo con que la plaza siga llevando el nombre del comunicador.  

Por su parte el concejal Julio Colmán, férreo opositor a que la plaza del barrio industrial lleve el nombre del comunicador Pablo Medina (a través de su programa radial) intento justificar la decisión de la Junta Municipal de suprimir el nombre de Pablo, basándose en un supuesto pedido ciudadano, y denigrando el aporte de Pablo a la lucha contra la corrupción y la mafia.

Resulta cruel que en la ciudad donde Pablo vivió y ejercicio gran parte de su actividad periodística, a la que amaba, a la que sirvió con todas sus fuerzas, de manera desinteresada y patriótica,  algunas personas,  como el ex diputado y actual concejal  Julio Colmán -muy cuestionado por su proceder autoritario e ilegal, ya que cuando fue diputado sobre todo se ha caracterizado por realizar tráfico de influencias al servicio de intereses particulares-  siga no solo oponiéndose como en el 2015, a que sea reconocida la lucha contra la mafia de Pablo Medina, sino que ha utilizado  su programa habitual “Contacto” (que se emite de 8 a 12 por la Radio Curuguaty FM de su propiedad, casi en simultáneo con la  reunión del Intendente con los familiares de Pablo) para denostar, denigrar y sub-valorar el testimonio de vida y  la lucha contra el narcotráfico de Pablo, utilizando un lenguaje sarcástico, hasta grosero.

Julio Colmán dijo en su radio: “La historia de cómo  se lo mata o no se lo mata  al hermano de Gaspar Medina, yo  no lo voy a discutir. Cada uno tenemos la información. Y puede hacer lo que se le antoja con el nombre de un muerto. Estamos en un país libre y soberano. No estamos sujetos absolutamente a nada. Resulta que la ciudadanía quiere volver a ponerle el nombre de 8 de diciembre. Si Pablo Medina esta allá en el cielo y la virgen está cerca, Virgen mucho gusto, usted tiene derecho a que se siga llamando 8 de diciembre, el día de su onomástico”

“Les voy a decir una cosa a la gente del barrio Industrial, luchen por lo que iniciaron. Ustedes no están con contra de la memoria de Pablo Medina ni de la familia, ni de Olga ni de su hermano, ni de nadie”

Las manifestaciones de este concejal representan esa vieja cultura paraguaya, de la ilegalidad, de autoridades que están más cómodos y cercanos a lo ilícito, a la corrupción, que están en connubio -no quizás directamente con el narcotráfico o la mafia- pero que, a través de sus medios, al negar e intentar desconocer el legado cultural y espiritual de héroes como Pablo, si lo están con la cultura de la ilegalidad, con la cultura mafiosa.  

Detrás de este tipo de hechos, como la de buscar suprimir el nombre de un justo, no solamente de una plaza, sino de la historia de una ciudad o un país, está sin dudas la mano del crimen organizado o de  la mafia, de manera sutil pero efectiva.  Entonces el desafío que nos queda a los que valoramos el ideal de Pablo, su pensamiento revolucionario de cambiar las estructuras corruptas de este país, es apuntar a luchar y construir juntos de manera diaria una nueva cultura, de la legalidad y la justicia que se oponga a la actual cultura mafiosa dominante; a través del arte, de la denuncia y el compromiso social.  

Esto lo lograremos solo si somos protagonistas y hacedores de la revolución cultural que nuestro país necesita, superando el miedo, el conformismo y el dejar pasar, dejar hacer al crimen organizado lo que le plazca.

Con coraje, unidad en las acciones e ideales que nos enseñó Pablo podremos lograr ese cambio de cultura, de sociedad, de civilización que él soñó, y por el cual entrego la vida.

--------------------

*Foto de Portada: www.antimafiadosmil.com