CONTENIDOS ARCHIVADOS

Pin It
curapedofilo2ESTE VIERNES ESTARÁ EN PARANÁ EL ABOGADO DEFENSOR DEL PRELADO, JORGE MUÑOZ
21/09/2012 -     
 Avanza la causa que investiga abusos en el Seminario Menor de Paraná: citaron a indagatoria a Ilarraz
Se presume que Ilarraz está en San Miguel de Tucumán.
Jorge Muñoz, el abogado del cura pedófilo Justo José Ilarraz estará este viernes en Paraná. Ayer, el Ministerio Público Fiscal solicitó al juez que instruye la causa contra el prelado que lo cite a indagatoria. Se le imputa el delito de “promoción a la corrupción de menores” mientras ocupó el cargo de subprefecto de disciplina en el Seminario Menor, entre 1984 y 1992. La medida será clave por cuanto la investigación y los cargos apuntan en un solo sentido: la responsabilidad penal que podría tener Ilarraz en los casos de abuso. Tras las declaraciones de las víctimas, también se requirió la citación para que los Silvio Fariña y Alfonso Vicente Frank den testimonio.El Ministerio Público Fiscal solicitó formalmente ayer la citación a declaración indagatoria del cura Justo José Ilarraz en el marco de la investigación judicial en marcha por los casos de abuso de menores ocurridos en el Seminario de Paraná, entre los años 1984 y 1992, mientras el sacerdote ejercía la tutela de chicos que cursaban sus estudios secundarios en calidad de pupilos.
La Fiscalía le pidió al juez que instruye la causa, Alejandro Grippo, que también cite a declarar a los sacerdotes Silvio Fariña, abogado, ex integrante del Tribunal Interdiocesano con sede en Santa Fe, y actual párroco de la Iglesia Catedral de Paraná; y a Alfonso Vicente Frank, ex vicerrector del Seminario, hoy vicario general de la diócesis de Concordia.
¿Ilarraz en Paraná?
Anticipándose a esos primeros pasos que ya está dando la Justicia en el marco de la investigación por los casos de abuso en el Seminario, el abogado de Ilarraz, Jorge Muñoz, estará hoy en Paraná para tomar conocimiento de los cargos que pesan en contra de su cliente, y eventualmente entablar relación con algún bufete de abogados con el cual pueda trabajar en coordinación.
Ayer Muñoz estaba en viaje a Entre Ríos, según confirmó El Diario. Y aunque también se aguardaba que se hiciera presente el cura acusado, esa visita no pudo ser confirmada. De todos modos, no bien estalló el escándalo Muñoz anticipó la voluntad de que su cliente se presentara en forma espontánea en los tribunales, un gesto de buena voluntad para reforzar su estrategia en torno a la inocencia del cura.
En realidad, los movimientos del sacerdote han procurado anticiparse a los hechos. A inicios de esta semana, su abogado presentó un recurso de habeas corpus preventivo en los tribunales de Tucumán como modo de evitar su detención ante un eventual pedido de captura por parte de los jueces entrerrianos. Muñoz, e Ilarraz, nunca creyó que la causa podría prosperar, y menos aún que hubiera testigos.
“Se están instruyendo actuaciones sin denuncia de parte. Y este tipo de delitos que se imputan dependen para su promoción que existan denuncias de las víctimas. No hay denuncia de parte, razón por la cual todas las actuaciones que pueda iniciar el procurador de Entre Ríos resultarán un procedimiento nulo”, había dicho el lunes. Después, se llamó a silencio. Nadie en el clero salió en su defensa, y más aún, lo suspendieron en el ejercicio de sus funciones sacerdotales.
Ese juicio diocesano. La Justicia tiene por delante no sólo dilucidar los casos de abuso denunciados en el Seminario, sino también poner a la luz las actuaciones hechas por la propia Iglesia al momento de los hechos. El cura Frank, que escuchó por primera vez el testimonio de la víctima, negó que haya tomado parte de un “juicio diocesano”, sencillamente porque nunca formó parte del Tribunal Interdiocesano; y el abogado de Ilarraz se preocupó en declarar que su cliente nunca fue informado de alguna sentencia en su contra; la Iglesia tampoco dijo nada públicamente al respecto.
La causa, ahora, recayó en manos del titular del Juzgado de Instrucción Nº 3, Alejandro Grippo, y los cargos que impulsa la Fiscalía son “promoción a la corrupción de menores”, y tienen como principal acusado al ex subprefecto del Seminario Menor de Paraná, ex responsable de vocaciones religiosas del Arzobispado, y últimamente, párroco del Sagrado Corazón, de Monteros, Tucumán, adonde se había exiliado después de que estallara el escándalo, a comienzos de la década de 1990.
La ventilación del caso, que ocurrió dos décadas después de ocurridos los abusos sobre chicos de entre 10 y 14 años que estudiaban en el Seminario Menor, un secundario confesional orientado a las vocaciones religiosas, provocó un tembladeral dentro de la Iglesia, y el llamado a silencio de buena parte de la Curia. Sólo hablaron autoridades eclesiásticas que estuvieron en Paraná pero que ahora tienen otros destinos.
Así, tanto el ex rector del Seminario y actual obispo de Reconquista (Santa Fe), Ramón Alfredo Dus, como el vicario general de la diócesis de Concordia, Alfonso Frank, aceptaron hablar del caso, con un pedido expreso: que la Justicia aclare toda la situación.
La Iglesia de Paraná sólo se limitó a emitir un comunicado que dio cuenta que las “últimas noticias periodísticas reavivan nuestra profunda vergüenza e inmenso dolor por faltas gravísimas cometidas por uno de quienes deben servir a la vida moral del pueblo, con su ejemplo y enseñanza. Esto nos interpela para que nuestro compromiso con la verdad y el bien sea cada vez más auténtico y eficaz”.
La investigación judicial, además de aplicar penas por los abusos cometidos, procurará establecer hasta qué punto hubo silenciamiento y, quizá, encubrimiento.
¿El defensor puede conocer los cargos?
La disparidad de realidades judiciales en la provincia a partir de la aplicación por etapas del nuevo Código Procesal Penal plantea dudas respecto de la posibilidad real de que el abogado del cura Justo José Ilarraz, Jorge Muñoz, pueda efectivamente tomar contacto hoy con la causa.
La implementación del nuevo Código avanza por fases: empezó en 2009 en Concordia, y siguió este año en Concepción del Uruguay, Colón, Villaguay, y Rosario del Tala.
Una fuente de Tribunales dijo que como en Paraná todavía no está en vigencia aquel Código, la parte acusada no podría intervenir antes de que el principal acusado preste declaración indagatoria.
El Ministerio Público Fiscal recién ayer formalizó el pedido de citación a Ilarraz, y ese trámite tardará unos días en cumplirse.
De modo que la presencia de Muñoz hoy en Paraná despierta conjeturas. ¿Viene a tomar conocimiento de la causa? ¿Viene a contactar un estudio de abogados local con el cual trabajar desde Tucumán? ¿O viene acompañando al cura Ilarraz, para que se presente en forma espontánea ante el juez, tal como se había anunciado al principio de que estallara el escándalo?
Ayer, esas inquietudes fueron trasladadas a un familiar directo del abogado Muñoz que es quien ahora atiende su teléfono celular. Pero no quiso confirmar nada.

“Lo único que le puedo decir es que el doctor está viajando a Paraná”, respondió
 
http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=0&no=172073

REDACTORES

anna.jpgbgeorges.jpgbgiorgio.jpgbjuan.jpgblorenzo1.jpg
Copyright (c) 2009. Antimafia Dos Mil Argentina