header bg26 11mas

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Pin It
22karimPor Karim El Sadi
- 27 de enero del 2018

En la fecha de hoy, 27 de enero, hace 73 años, lo que el mundo entero llama el mayor y más sangriento genocidio en la historia humana terminó en Europa. El genocidio de los judíos, el Holocausto. El 27 de enero de 1945 las tropas soviéticas del Ejército Rojo comenzaron la liberación del campo de concentración de Auschwitz donde, sólo aquí, murieron alrededor de 70 mil personas (judíos, gitanos, opositores y homosexuales).

Durante los últimos 13 años han sido recordadas las 15 millones de personas asesinadas por la Alemania nazi, rescatadas del silencio y la indiferencia de la mayor parte de Europa en los años de la Segunda Guerra Mundial. El 1º de noviembre del 2005, la resolución 60/7 estableció, como corresponde, a este día como "Día de la Memoria". Y es precisamente de esto de lo que hablamos, de la memoria. El hermano de Paolo Borsellino, Salvatore, a menudo pronuncia la siguiente frase "es necesario tener memoria". Una frase que se da por sentada, sentida y resentida alguien podría pensar, pero no es así, hacer memoria va más allá de la palabra recordar, o rememorar, hacer memoria significa mucho más. Significa echar un vistazo al pasado para comprender en qué estábamos equivocados a fin de no volver a cometer los mismos errores en el presente o en el futuro.

Hacer memoria significa ser responsable y cuidar a las generaciones actuales y futuras. Y es triste darse cuenta de que hacer memoria no se interpreta bien o no se aplica a todos. Hoy en día ni siquiera ayudaría hacer memoria, basta con abrir los ojos e informarse para darse cuenta de que el genocidio de los judíos no es el único ni el último genocidio que tuvo lugar en los siglos XX y XXI. Recuerdo las masacres de cientos de miles de personas en Camboya, Indonesia, India, Japón, China, Ruanda y en tantos otros países. Masacres en las que las manos de Occidente no estaban del todo limpias. Los libros, las investigaciones y los archivos de nuestros gobiernos hablan de dictadores títeres, rebeldes mercenarios, líderes corruptos y muchas otras historias similares que levantan, en la mayoría de los casos, el dedo propio contra aquellos que se dicen ser defensores y garantes de la paz y que somos nosotros, los occidentales.

Me vienen a la mente dos países en particular, Francia e Inglaterra, que por un lado están en la primera línea contra el antisemitismo y en favor del día en que se recuerda el Holocausto, y por el otro han sido durante años (y son todavía hoy) partidarios y financiadores de guerras civiles, masacres e insurrecciones en áreas, para el caso muy importantes energética y estratégicamente hablando, como África e Indochina, que han causado muerte, hambre y pobreza. El mundo está lleno de estos eventos y de estos genocidios, pero no siempre se discute en los diversos órganos de información.

En particular hay uno que debería ser discutido y tengo un gran signo de interrogación al respecto. Precisamente porque se trata de los que en el siglo pasado fueron perseguidos y asesinados en masa como bestias, los judíos. Me refiero al conflicto entre Israel y Palestina. Hoy en día en Palestina hay un proyecto de ocupación y de apartheid que en más de 60 años ha llevado a la muerte a 70 mil palestinos a manos de quienes esa muerte y esa persecución la han vivido durante décadas y saben muy bien de que se trata. Durante los últimos 70 años, el Estado judío de Israel, como se ha proclamado a sí mismo, se ha mágicamente transformado de víctima a verdugo. La pregunta es ¿cómo es posible? ¿Cómo es posible que solo en la última operación militar en la Franja de Gaza 2300 palestinos y entre estos 600 niños murieran a causa de las bombas de Israel?

¿Cómo es posible que el 98% de los nuevos presos palestinos sean menores de edad (350, para ser precisos)? ¿Cómo puede ser que alguien que dice la verdad en esta tierra difícil sea silenciado y etiquetado como antisemita? ¿Cómo es posible que Israel continúe todavía hoy expandiéndose y robando la tierra de los palestinos y cómo es posible que alrededor de 80 resoluciones de la ONU, que condenaron las acciones del "Estado ocupante" de Israel, hayan sido completamente ignoradas? Las preguntas son muchas, las respuestas pocas.

En el día de hoy, quisiera hacer un llamamiento al pueblo judío de Israel, a ustedes que tienen la responsabilidad moral de no reproducir todo lo que sucedió en el pasado ¿qué están haciendo para evitarlo?

En la entrada a una de las viviendas de Auschwitz está escrito "quien olvida la historia está condenado a revivirla", bueno, Israel está haciendo mucho más que olvidar su propia historia, la está repitiendo.