Por Alejandro Díaz, de  OUR VOICE, de Córdoba- 5 de marzo DE 2019

“La verdad parcial sigue siendo una verdad negada”, dijo Nino Di Matteo, el Fiscal Antimafia Italiano.

Una frase profunda, que no solo busca la verdad de aquellos hechos aun en tinieblas, sino que, al mismo tiempo, acusa a todos aquellos que durante años aceptaron verdades parciales para esconder los sucios pactos debajo de la alfombra.

Acusa a aquellos que parcializan la verdad y que por oportunismo político, se presentan en los actos conmemorativos a rasgarse las vestiduras, pero que a la hora de tocar los verdaderos centros de poder hacen silencio, o peor aún, buscan provechos egoístas.

Acusa a aquellos que votan leyes laxas y superficiales, que buscan solo reprimir los delitos del bajo fondo, pero que evitan agravar las penas de los delitos económicos y de corrupción, propios de los Cuellos Blancos y del parasitismo del Estado.

“Un emisario del clan Mole contactó a Claudio Scajola en Imperia”

Por Aaron Pettinari – 19 de febrero del 2019

El ex ministro del Interior y actual alcalde de Imperia, Claudio Scajola, se habría reunido con un emisario del clan Molè, Carmelo Cedro, para "ir a Impregilo (empresa multinacional, una de las mayores de Italia en el sector de la construcción y la ingeniería, ndt) y proporcionar seguridad en todo lo que se haría entre los Municipios de Rosarno y Gioia Tauro" en relación a los trabajos de modernización de la autopista Salerno-Reggio Calabria "todo dentro de la mayor seriedad. Además, a Rocco Molè le preocupaba que los subcontratos tuvieran la garantía de ser asignados a las empresas que habría indicado. Pero Impregilo buscaba también estabilidad laboral". Este es un pasaje clave en la declaración del colaborador de justicia Cosimo Virgiglio en el proceso "Breakfast" que tramita en Reggio Calabria y en el que Scajola está acusado de haber favorecido el incumplimiento de la pena del ex parlamentario de Forza Italia, Amedeo Matacena, quien fue condenado definitivamente por el Tribunal de Casación por concurso externo en asociación mafiosa, fugitivo en Dubai, y de la ex esposa de este, Chiara Rizzo.

Por Pino Arlacchi(*) – 1ero de marzo del 2019

Si hay una lección que se aprende dirigiendo una gran organización internacional como la ONU es que, en las cosas del mundo, la verdad de los hechos rara vez coincide con su versión oficial. Las ideas dominantes – como solía decir el viejo Marx – siguen siendo las de la clase dominante. Y el caso de Venezuela en estos días se configura en términos de una gigantesca estafa informativa dirigida a cubrir la opresión de un pueblo y el despojo de una nación.

El principal mito a desmentir se refiere a las causas subyacentes del drama venezolano. Los medios occidentales no dudaron en señalar a los ejecutivos que llegaron al poder después de la elección del "dictador" Chávez a la presidencia en 1998 como los únicos responsables de la crisis, ocultando la razón por lejos más importante: las bárbaras sanciones estadounidenses contra Venezuela decididas por Obama en el 2015 y agravadas por Trump en el 2017 y 2018.

Los gastos sociales nunca son tan altos. La "dictadura" de Chávez, confirmada por 4 elecciones presidenciales y 14 referendos y consultas nacionales sucesivas, se llevó a cabo bajo el signo de una ruptura radical con la historia pasada de Venezuela: los ingresos del petróleo se redistribuyeron principalmente a la población, en vez de ser embolsados por la oligarquía local e incautados por los bancos de Estados Unidos.

En memoria de la madre de Nino Agostino: un pedido de justicia que no llega

Por Lorenzo Baldo – 28 de febrero del 2019

El cielo está despejado, algunos niños sostienen una pancarta, frente a ellos hay una mujer con un letrero escrito a mano. Son las primeras líneas del poema "Amor por la libertad", de Frances Harper, activista, poetisa y escritora estadounidense. "Hazme una tumba donde quieras, en una llanura baja o en una colina alta, hazme una de las tumbas más humildes, pero no en una tierra donde los hombres sean esclavos". Un poco más abajo, se agregó una frase: "Libre de la mafia". Esa mujer era Augusta Schiera, esposa de Vincenzo Agostino. En esa imagen, tomada poco después de las masacres del '92 por la fotógrafa palermitana Shobha, se manifiesta todo el dolor y la demanda de justicia de una madre. Que desde el día del asesinato de su hijo Nino y su nuera Ida Castelluccio, ha pasado cada momento de su vida buscando la verdad. Pero ¿qué verdad es posible en una tierra donde los esclavos de los que habla Frances Harper se manifiestan en diversas formas? Son esclavos los que aceptan un sistema criminal que cada día mata la posibilidad de vivir en libertad. Y están también los ignorantes, adictos a la injusticia, que ni siquiera intentan rebelarse y que se convierten en cómplices de un dolor que continúa perpetuándose.

REDACTORES

anna.jpgbgeorges.jpgbgiorgio.jpgbjuan.jpgblorenzo1.jpg
Copyright (c) 2009. Antimafia Dos Mil Argentina