Por Giorgio Bongiovanni-25 de julio del 2020

La bestia asesina de Brancaccio, Giuseppe Graviano, en un memorial de 54 páginas enviado al Tribunal Penal de Reggio Calabria, regresa para escupir veneno y enturbiar las aguas en la búsqueda de la verdad. Este es el último movimiento del jefe mafioso de Palermo, que desde su encierro bajo el régimen del 41 bis, manda mensajes al exterior.

Se despegó de las acusaciones hechas en su contra por los colaboradores de justicia, hasta se declaró inocente de todos los delitos de los que fue acusado, diciendo, de hecho, que quería la revisión de todos sus juicios.

Ya durante el proceso había expresado su nerviosismo con respecto a las preguntas del fiscal Giuseppe Lombardo hasta el punto de enfurecerse contra el abogado Antonio Ingroia. Y también cuando se le formularon preguntas sobre las masacres, los instigadores y las tratativas.

Hoy el recuerdo de la masacre en Via D’Amelio

Por Giorgio Bongiovanni-19 de julio del 2020

Domingo 19 de julio de 1992. Hora 17.58. Apenas 57 días después del gran estallido de Capaci, la ciudad de Palermo tiembla debido a una explosión muy fuerte. Desde Via D'Amelio, entre edificios destripados, coches en llamas y cuerpos rotos, una nube de humo se eleva al cielo. Es en ese lugar donde un Fiat 126, cargado de explosivos, mata al fiscal adjunto de Palermo, Paolo Borsellino, y a los hombres de su escolta, Agostino Catalano, Walter Eddie Cosina, Emanuela Loi, Claudio Traina y Vincenzo Li Muli.

Veintiocho años después volvemos a la escena del crimen. De las muchas preguntas que quedan sin respuesta, una es la que resuena con más fuerza: ¿quién mató a Paolo Borsellino?

A 28 años del asesinato de Paolo Borsellino, Di Matteo lo recuerda en programa Tg2 Post

Por Giorgio Bongiovanni-17 de julio del 2020

Han pasado veintiocho años desde el 19 de julio de 1992 cuando el juez Paolo Borsellino fue asesinado en via d'Amelio junto con los cinco agentes de su escolta (Agostino Catalano, Emanuela Loi, Vincenzo Li Muli, Walter Eddie Cosina y Claudio Traina). Veintiocho años de misterios, medias verdades, desvíos investigativos y pruebas sustraídas, como la agenda roja. Veintiocho años en busca de los ideólogos externos que solicitaron y obtuvieron la ejecución del magistrado, sólo 57 días después del grave atentado de Capaci. Entre los magistrados más involucrados en esa búsqueda extenuante de la verdad está Nino Di Matteo, ahora miembro del Consejo Superior de la Magistratura, pero que durante su carrera profesional siempre se ocupó de estos asuntos.

Entrevistado (el 16 de julio) por el conductor Luca Salerno y Francesco Vitale para Tg2 Post, una vez más recordó el camino seguido hasta ahora, reiterando que "no es cierto que no sepamos nada sobre la masacre en via d'Amelio".

"Después de las equivocaciones y errores iniciales –explicó- ya en 1995 y 1996 las investigaciones de los juicios nos permitieron determinar pasos importantes. Los juicios nos permiten decir hoy que la masacre en via d'Amelio fue una masacre de la mafia, pero no sólo de ella. Y para llenar estos agujeros de verdad, dando un nombre y un apellido a aquellos hombres que son ajenos a Cosa Nostra pero que participaron en la organización y probablemente en la ejecución de la masacre, debemos centrarnos en dos factores: entender por qué de repente en junio de 1992, con un proyecto absolutamente genérico para matar al Dr. Borsellino, Salvatore Riina acelera el proceso y decide eliminar inmediatamente al magistrado. Y luego debemos enmarcar esa masacre en el contexto más amplio de las siete masacres que caracterizaron el bienio de los años 1992-1994. Debemos tratar de entender cuál fue la estrategia de Cosa Nostra y tengo ganas de decir, en base a mi conocimiento de los actos de los procesos, no sólo de Cosa Nostra".

il patto sporcoReconstrucciones que se han desarrollado en la investigación y el debate del juicio, ahora en curso de apelación, sobre la Tratativa Estado-mafia.

Di Matteo, junto con Vittorio Teresi, Francesco Del Bene y Roberto Tartaglia, fue uno de los cuatro miembros del grupo que representó la acusación y, después de la sentencia del 20 de abril de 2018, escribió junto con nuestro columnista, el periodista y escritor, Saverio Lodato, "IlPattoSporco" (publicado por Chiarelettere) en el cual se repasan varios eventos.

Entre estos, en la parte final del libro, respondiendo a las preguntas formuladas por Saverio Lodato, de manera concisa y fluida, el magistrado resume las más de cinco mil páginas de la sentencia del proceso Estado-Mafia al revisar, de manera simple y clara, los hechos inquietantes y los acontecimientos dramáticos sucedidos en el terrible bienio del '92 al '94 en el que tuvieron lugar las masacres. Un libro importante, especialmente para los jóvenes que no suelen consumir documentos de la corte, que resume las razones que llevaron al Tribunal Penal de Palermo, presidido por Alfredo Montalto, a condenar en primera instancia, junto con los jefes mafiosos, a funcionarios estatales y políticos.

 

Masacre Borsellino 3

¿Por qué terminan las masacres?

Volviendo al especial de Tg2 Post, una pregunta tras otra, el análisis continuó sobre las razones por las cuales, después del fallido ataque al Olímpico en enero de 1994, al que se pueden agregar, sobre la base de la reconstrucción del proceso 'Ndrangheta Stragista, también los crímenes contra los carabineros en Calabria, en cierto punto las masacres de la mafia cesaron repentinamente. "A partir de los procesos -reconstruyó Di Matteo- sabemos que Cosa Nostra, con la estrategia de masacres, perseguía un objetivo político: crear nuevas referencias políticas, amenazar al Estado para que algún funcionario se abriera al diálogo. Desafortunadamente después de la masacre de Capaci y antes de la de via d'Amelio, mientras Paolo Borsellino iba consciente y heroicamente hacia la muerte, los hombres del Estado, a través de Vito Ciancimino, contactaron a Riina para saber lo que quería a cambio de abandonar ese rastro de homicidios excelentes inaugurado con el crimen de Lima. Debemos entender por qué, después del ataque fallido al Olímpico, preparado en todos los detalles ejecutivos, ese ataque no se realizó. Estamos inmediatamente después del 23 de enero de 1994, unos meses antes de las elecciones de marzo de 1994 que cambiaron el escenario político. Es muy importante entender por qué esa estrategia no siguió adelante. Desde el punto de vista de Cosa Nostra, podemos decir que prevaleció el ala de Provenzano, que abogaba por la teoría del diálogo con el Estado, promoviendo el mismo a través de una nueva forma de acreditación hacia referentes políticos".

Las excarcelaciones como señal devastadora

Durante la entrevista, la historia reciente también encontró su espacio, con el tema de las excarcelaciones, entre otros, de los jefes mafiosos detenidos bajo el régimen del 41bis y en alta seguridad, durante el período de la emergencia del coronavirus. Según Di Matteo "una señal devastadora tanto desde un punto de vista concreto como simbólico. Cientos de jefes de la mafia regresaron a su hogar bajo arresto domiciliario, con la posibilidad de restablecer relaciones y contactos criminales. Por lo tanto, se creó un efecto concreto muy peligroso. Desde un punto de vista simbólico, pienso de qué forma las personas que sufren violencia mafiosa diaria han interpretado el hecho de que el jefe de la mafia haya regresado a casa. Para mí es un signo devastador de impotencia y rendición del Estado, especialmente si lo vinculamos al hecho de que las excarcelaciones tuvieron lugar poco después de los disturbios organizados en varias cárceles en Italia".

Debería enfatizarse que antes de las excarcelaciones también hubo disturbios en las cárceles de Italia y en este punto la evaluación del consejero togado es simple: "La experiencia nos enseña que no fueron los que subieron a los tejados quienes crearon los disturbios organizados simultáneamente en varios centros penitenciarios de Italia. Presumo que fueron organizados".

Obviamente, no podía faltar una pregunta sobre el sonado paso atrás del ministro de Justicia Alfonso Bonafede y el fallido nombramiento de Di Matteo en el DAP. El magistrado decidió no agregar declaraciones a cuanto informó en sede institucional: "Lo que tenía que decir lo dije ante la Comisión Antimafia, donde también recordé las palabras del ministro Bonafede, quien se refirió a la falta de apoyo y a las oposiciones a mi designación, por lo que debería ser él quien responda a quién y a qué se refería".

Masacre Borsellino 4

Messina Denaro, los secretos y las bombas del chantaje

Otro punto tocado en la entrevista fue el de la larga evasión del jefe de Trapani, Matteo Messina Denaro. "Veintisiete años de fuga no puede ser sólo el resultado de la capacidad del fugitivo para escapar de la captura -analizó Di Matteo- tal como sucedió también con Bernardo Provenzano, quien estuvo huyendo durante 43 años, tengo que decir que una evasión tan larga solo puede justificarse con coberturas institucionales y quizás incluso políticas. Es muy grave que el Estado italiano, después de 27 años, no pueda llevar ante la justicia a un sujeto condenado como uno de los principales inspiradores de las masacres del '93, las que llevaron incluso al ex presidente del Consejo Ciampi a temer que se tratara de un golpe de Estado. Esta evasión es aún más grave porque Messina Denaro es, sin duda, el guardián de los secretos de la temporada de masacres del '93 lo cual, desafortunadamente, le permite seguir extorsionando a las instituciones. De ahí que sería una muy buena señal que Messina Denaro, condenado por las masacres del '93, sea capturado. Messina Denaro es uno de los que indica al comando de hombres de honor apostado en Roma, Florencia y Milán qué objetivos atacar".

Sobre el concepto de extorsión, el consejero togado especificó: "Messina Denaro fue uno de los estrategas de las bombas del'93, que no fueron típicas de la mafia. Spatuzzza dijo que 'esos muertos no nos pertenecen'. Son bombas de diálogo y de extorsión. Quien sea el custodio de estos secretos puede extorsionar. Hay colaboradores de justicia, como Antonino Giuffrè, que dijeron que Messina Denaro está en posesión de los documentos de Riina que no fueron encontrados en su guarida porque, hoy es historia, esa guarida nunca fue buscada ni allanada". Y de nuevo: "Cosa Nostra es la única organización en el mundo que ha logrado concebir masacres y cientos de asesinatos entre los que figuran magistrados, personal de las fuerzas del orden, políticos, sindicalistas, sacerdotes y periodistas. Esto es así porque Cosa Nostra es la más política de las organizaciones mafiosas. Es la que siempre ha tenido la mayor capacidad para construir relaciones con el poder y explotarlas a su favor. Es la que ha tenido la mayor capacidad para condicionar las elecciones políticas nacionales. Basta pensar en las sentencias del juicio Andreotti y del juicio Dell'Utri y en la de primera instancia del proceso de la Tratativa Estado-mafia".

El 41bis bajo ataque

Lo cierto es que las masacres y los crímenes acaecidos entre 1992 y 1994, según lo declarado por varios colaboradores de justicia, también tenían entre sus objetivos llevar a un aligeramiento de las condiciones del 41 bis, la prisión dura. Un régimen penitenciario especial que, en los últimos años, ha sido blanco de la Corte Europea de Estrasburgo. "Con el debido respeto a las cortes europeas, creo que esos pronunciamientos tienen un problema fundamental -dijo Di Matteo- el 41 bis no es una medida aflictiva. Es una medida preventiva, para evitar el peligro de que el jefe de la mafia detenido siga dirigiendo. El 41 bis fue muy importante y con seguridad ha evitado otras muertes. Probablemente debe aplicarse mejor a aquellos que realmente mandan, no con una medida de mayor aflicción. Nunca debemos pensar que el Estado deba ser cruel con los detenidos. Pero debe ser un instrumento de prevención. Desafortunadamente, debido a deficiencias estructurales en el sistema penitenciario y a la escasez de hombres y medios, podemos decir que la aplicación del 41bis se ha diluido en los últimos años".

Masacre Borsellino 5

Siempre en temas de actualidad, luego del caso Palamara y el escándalo del nombramiento de fiscales, Di Matteo destacó que los hechos que surgieron de la investigación de Perugia "no deberían sorprendernos, sino indignarnos".

"Los magistrados tuvimos todas las oportunidades de comprender cuánto se estaba degenerando el sistema incluso antes de la investigación de los magistrados de Perugia. Desafortunadamente, no reaccionamos de manera compacta y a tiempo para anular ese sistema. Me refiero a la degeneración de las corrientes, a ser colateral ala política y a la carrera. Hoy debemos ser los primeros en reaccionar. Debemos hacerlo con comportamientos individuales".

Y luego reiteró: "Necesitamos reformas radicales y debemos luchar para asegurarnos de que alguien no aproveche este momento de gran dificultad para hacer reformas que limiten la autonomía e independencia de la magistratura y hacer de las fiscalías una oficina menor al servicio del poder ejecutivo. Esto no debe permitirse en interés de los ciudadanos".

Borsellino y Via D'Amelio

A dos días del aniversario de la masacre de via d'Amelio, las palabras de Di Matteo se vuelven importantes porque dibujan una imagen entre el pasado y el presente que no deja de ser alarmante. Como recordó Salvatore Borsellino, también entrevistado en Tg2 Post, después de 28 años hay una verdad que aún debe reconstruirse en ciertos delitos. En cuanto a via d'Amelio, dijo que lo que falta no es la "verdad sobre la identidad de los mafiosos que mataron a mi hermano, eran los enemigos con los que Paolo luchó y es casi normal cuando estás en guerra morir a manos del enemigo, sino la de los que traicionaron a Paolo. Esos son los nombres que quiero conocer. Aquellos que prefirieron entablar una negociación indigna con la mafia y por esta razón sacrificaron la vida de mi hermano. Esto significa saber la verdad: conocer no sólo los nombres de la mafia sino los nombres de los traidores que, dentro del Estado, decidieron eliminar a mi hermano para que no revelara la tratativa que había descubierto, la que ya estaba en progreso y que sabían que habría denunciado a la opinión pública. El plan de eliminación de Paolo se aceleró porque pidió testificar en Caltanissetta. Paolo era la única persona que había leído todos los diarios de Giovanni Falcone, era su amigo, nunca lo llamaron a Caltanissetta a pesar que el 25 de junio pidió ser escuchado allí. Esta es la segunda razón por la que mi hermano fue asesinado. ¿Por qué no testificó en Caltanissetta?".

Preguntas que permanecen abiertas y se espera que puedan responderse pronto.

---------------

*Fotos ANTIMAFIADuemila extraídas de Tg2 Post

REDACTORES

anna.jpgbgeorges.jpgbgiorgio.jpgbjuan.jpgblorenzo1.jpg
Copyright (c) 2009. Antimafia Dos Mil Argentina