claudio rojas clOcurre en la región de la Araucanía, en Chile y eso nos indigna, por eso lo denunciamos

Por Claudio Rojas desde Chile-14 de junio de 2020

Críticos momentos se están viviendo en la llamada Región de la Araucanía (Chile). En la noche del 4 de junio fue asesinado el Werken Alejandro Treuquil y otras tres personas resultaron heridos por balas. Asimismo, en la cárcel de Angol se mantienen desde el 4 de mayo en huelga de hambre nueve presos mapuche, siendo trasladado de urgencia al hospital este 6 de junio, Sinecio Huenchullan, a 34 días de iniciada la acción de protesta.

La comunidad Mapuche We Newen de la zona de Collipulli, en la Araucanía, informó que la persona fallecida la noche de este 4 de junio, Alberto Alejandro Treuquil Treuquil, “fue asesinado por individuos ajenos a la comunidad mientras realizaba labores de búsqueda de uno de sus caballos en inmediaciones del lof”. La Fiscalía en su cuenta de twitter informó que “la víctima falleció por impacto balístico. Otras 3 personas de la misma comunidad resultaron lesionadas”.

En el comunicado, la comunidad señala que han sido víctimas de la persecución policial ilegítima reiterada “hechos por los cuales se está interponiendo un recurso de amparo preventivo dejando en evidencia las constantes y reiteradas amenazas sufridas por las personas de la comunidad y en especial por nuestro Werken, hoy fallecido”.

Cabe señalar que además de los diversos casos de asesinatos cometidos por agentes represores de Carabineros a personas Mapuche en el marco de protestas o reivindicaciones de tierras, varios por la espalda, también hay casos de asesinatos cometidos en anonimato y en la oscuridad, como ocurrió en octubre del 2014 con Víctor Mendoza Collío, asesinado a metros de la puerta de su casa en la comunidad Requem Pillan, Pidima, comuna de Ercilla, cuyo crimen sigue sin responsables ni castigo. Víctor era familiar de Jaime Mendoza Collío, joven comunero Mapuche asesinado por la espalda por parte de un agente del Gope.

Mapuches

Desde el pasado 04 de mayo iniciaron una huelga de hambre en la Cárcel de Angol, los presos Mapuche: Sergio Levinao, Juan Calbucoy, VictorLLanquileo, Juan Queipul, Sinecio Huenchullán, Freddy Marileo, Danilo Nahuelpi, Reinaldo Penchulef y Antu Llanca (iniciada el 18 de mayo). Por su parte, en la cárcel de Temuco, se encuentra en huelga de hambre desde el 18 de mayo el machi Celestino Córdova.

Parte de lo planteado por los prisioneros es que se cambien sus condiciones al interior de los penales y se otorgue el beneficio de cumplir sus condenas al interior de sus territorios, como lo contempla el Convenio 169 de la OIT. Los presos de la cárcel de Angol exigen además sean excarcelados debido a la pandemia por coronavirus, porque no tienen las condiciones de seguridad sanitaria al interior de los penales.

Comunidades en resistencia de Malleco desde el inicio de la huelga han respaldado el accionar de los prisioneros, señalando en un comunicado: “Entendemos en plenitud la determinación de los Prisioneros Políticos Mapuche de la cárcel de Angol, de hacer uso del último recurso que le queda a una persona Mapuche que ha sido víctima de la persecución política y judicial del Estado Chileno, y que como consecuencia de esa persecución, hoy están en prisión política. Algunos han tenido que sobrellevar y asumir largas condenas políticas y otros han sido sometidos a procesos judiciales viciados, que los han dejado en prisión preventiva. Teniendo que tolerar los tratos inhumanos, racistas, discriminatorios y denigrantes a los que son sometidos por Gendarmería de Chile”.

El medio “Mapuexpress” publicaba en horas de la tarde de este 6 de junio: “Sinecio Huenchullan, prisionero Político Mapuche ha sido trasladado al hospital de Angol de manera urgente por gendarmería ya que su estado de salud es grave. Son 34 días de huelga de hambre que llevan los prisioneros, el día de ayer se le negó al médico Luis Umaña hacer una segunda evaluación a 9 prisioneros y en particular a Sinecio que ayer presentaba vómitos con sangre, desmayos, arritmia”.

Dentro de los presos se encuentra Danilo Nahuelpi Millanao de 18 años y Antu Llanca Quidel, con 20 años y desde que era un niño ha vivido, junto a numerosos otros niños y jóvenes y en reiteradas ocasiones la violencia represiva del estado. Antu con 11 años fue herido a bala en una de sus manos. Ha sufrido en reiteradas ocasiones detenciones arbitrarias y con 17 años fue uno de los objetivos del montaje de la unidad de inteligencia de carabineros que se denominó “Operación Huracán”.

Otro de los casos que han sido señalados como abusiva y desproporcionada condena, es el de Víctor Llanquileo Pilquimán, quien fue condenado a 21 años de cárcel por el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco, 16 años por el delito de robo y 5 años por porte de armas, calificado por organizaciones Mapuche como una sentencia política y no jurídica.

El gobierno hasta el momento ha hecho caso omiso a las demandas que se hace desde las cárceles y por el contrario, su agenda ha estado priorizada en promover una “Ley de Indulto Humanitario”, que busca liberar a todos los condenados por crímenes de lesa humanidad que haya cumplido 75 años, referido a los casos de autores de crímenes cometidos durante la dictadura militar (1973 – 1990), que involucraría a 83 de los 122 beneficiarios de esa ley a nivel nacional, según han denunciado organizaciones de derechos humanos.

En abril pasado, La Corte de Apelaciones de Santiago redujo las sentencias de nueve responsables de crímenes de lesa humanidad y absolvió de toda culpa a otros ocho criminales, en una causa de 16 secuestros y un homicidio calificado en la Villa Grimaldi, generando la reacción internacional de diversos parlamentarios, académicos y organizaciones democráticas de la sociedad civil frente a recientes iniciativas políticas y judiciales “que buscan la impunidad en Chile en materia de crímenes de lesa humanidad”, señalaron.

Por otra parte, a fines de enero del 2020 Fiscalía registraba 31 muertos en el contexto de protestas en chile. Los últimos meses la cifra de muertos siguió aumentando. El informe oficial dado a conocer por el Instituto Nacional de DDHH para el período comprendido entre el 18 de octubre de 2019 y el 18 de febrero de 2020, reporta un total de 3.765 personas heridas (entre ellas 439 mujeres y 282 niños, niñas y adolescentes)y 411 traumas oculares. De las 2.122 heridas por disparos, 500 fueron por balas, 190 por balines, 271 por bombas lacrimógenas, 1.681 por perdigones y 200 sin causa identificada. El INDH ha presentado 1.312 acciones judiciales con escaso avance, entre ellas 5 por los homicidios cometidos por agentes del Estado; 195 querellas por violencia sexual (violaciones, entre otros abusos) y 951 por torturas.

Los presos mapuche desde la cárcel de Angol en un reciente comunicado público, manifestaron: “Hacemos un llamado al gobierno de turno a respetar los tratados internacionales cómo lo estipula el convenio de la OIT n°169, artículos 8, 9 y 10. Cómo así también la declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos indígenas”.

----------------

*Foto de Portada: twitter/eldesconcierto.cl /Funeral de Alejandro Treuquil

*Foto 2: eldesconcierto.cl /Alejandro Treuquil

daiana carracedoRepresión al pueblo Originario Qom

Por Daiana Carracedo – 10 de junio de 2020

 

Las relaciones de poder existen desde hace muchos años. Esto es la fuerza que una persona o un grupo ejercen sobre una minoría basada solo en el poder que un cargo le otorga. Así sucedió en la provincia de Chaco, Argentina, donde familias de la comunidad indígena Qom fueron atacadas por policías, sin razón aparente.

La madrugada del domingo 30 de abril policías entraron a la vivienda de las familias Qom Saravia-Fernández, en la localidad de Fontana - Chaco. Uniformados y algunos visiblemente alcoholizados. Así lo cuenta Johana, quien fue torturada en el hecho. El testimonio fue recogido por los militantes de la Mesa Multisectorial Feminista, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y el Comité contra la Tortura.

lucas gabriel Comunidades Indígenas temen un etnocidio como 500 años atrás

Por Lucas Gabriel Martins, de Our Voice Buenos Aires 11 de Mayo de 2020

Los pueblos indígenas ya conocen el efecto devastador de los virus desde hace siglos, con la muerte de más de la mitad de su gente, como cuenta la historia, desde la llegada de los colonizadores a sus tierras.

Hoy en día más de 100 comunidades indígenas en el mundo evitan el contacto con personas de afuera, ellos son conocidos como “los pueblos indígenas aislados” y su mayoría vive en la Amazonia que una vez más, corre el riesgo de ser olvidada para ser recordada solamente después, cuando la tragedia llegue a proporciones alarmantes.

mariana trejo Por Mariana Trejo, de Our Voice - 29 de abril 2020

Temuco, al sur de Santiago de chile, aquella ciudad con su plaza principal adornada con palmas importadas. Cerca de ésta se erige el Museo Regional de la Araucanía, un edificio colonial que alberga trajes y objetos decorativos mapuches, junto con diversos artefactos arqueológicos, de un pasado que dice presente en las celdas de su cárcel, donde presos políticos mapuches son rehenes de un Estado opresor del pueblo, hoy con Sebastián Piñera a la cabeza, pero que por años ha intentado destruir sus raíces.

La cárcel de Temuco ha sido escenario de maliciosas y sucias prácticas de parte de los funcionarios penitenciarios en el pasado, como así también de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes hacia la población carcelaria. En ese contexto el lonko Facundo Jones Huala cumple una condena a nueve años de prisión por el incendio de una propiedad en la estancia Pisu Pisué (hecho que data del 9 de enero de 2013) junto a un grupo de desconocidos, y por posesión ilegal de armas de fabricación casera, según la sentencia que emitió el Tribunal Oral en lo Penal de Valdivia en su momento, y en la cual todos los demás imputados fueron absueltos.

mariana trejo Por el COVID 19 suspenden audiencia por acusación a policías de represión del 2017

Por Mariana Trejo, de Our Voice – 22 de marzo de 2020

Pasaron ya 3 años de la represión sin piedad de la policía Chubutense contra los integrantes del Pu Lof de Cushamen, donde Emilio Jones recibió un impacto de perdigón directo en su rostro, que se incrustó en su cuello provocando fractura de mandíbula, Fausto Jones Huala fue impactado con perdigones de posteprovocándole la pérdida de audición del oído izquierdo y Malvina Encina también fue herida.

Ese día, la policía de Chubut también reprimió y detuvo a 7 personas a quienes se les “armó” causas judiciales para vincularlas a la RAM. Luego de sobrevivir, las víctimas de la balacera presentaron la denuncia por “homicidio en grado de tentativa”, que luego derivó en la causa por “lesiones graves”.

mariana trejo Enero de 2020, Lof en Resistencia del Departamento Cushamen, Chubut

Por Mariana Trejo de Our Voice – 1ero de enero de 2020

La resistencia iniciada por Facundo Jones Huala sigue viva en la Lof del Departamento Cushamen luego de casi cinco años de represión y muerte.

¿Cómo se vive hoy en la comunidad mapuche más asediada en los últimos años? Es una pregunta que quisimos ir a buscar, en medio de tantas mentiras escupidas (sí, escupidas) por medios que poca intención tienen de mostrar la verdad.

Charlamos con integrantes del Pu Lof, en su territorio, ahora más reservado de la curiosidad de turistas, y quizás también de los espías. Luego de la condena en Chile a su Lonko y la muerte de Santiago Maldonado, la Comunidad ya no está en el foco mediático, en los medios que se habían encargado junto con la doctrina Bullrich de caratular a sus miembros como terroristas de la RAM, una teoría por demás desbaratada.

Una de las jóvenes que viven allí desde los inicios de la recuperación nos asegura que siguen resistiendo y trabajando. Trabajando la tierra con los animales y trabajando en lo espiritual: “seguimos afrontando y superando todo lo que pasó en el territorio, que van a ser ya 5 años de recuperación. Nos pasó de todo. Por eso estamos fortaleciéndonos, trabajando en la parte espiritual que es lo que a nosotros nos mantiene en eje.”

Les pasó de todo. Torturas y abusos, reiterados intentos de desalojo, causas montadas, balas de goma, de plomo, fractura en la mandíbula a Emilio Jones, pérdida de un oído por balazo a Fausto Jones Huala, espionajes de la AFI, la Interpol y la Inteligencia Chilena, más juicios inconstitucionales, detenciones arbitrarias, extradición del Lonko, más represión, militarización del territorio, muerte de un joven en medio de un operativo de la GNA, degradación de todo derecho humano, cacería y hostigamiento a niños, mujeres, hombres, jóvenes y cualquiera que diga ser mapuche-tehuelche. Todo el peso del capitalismo criminal y opresor. Los Gendarmes llamaban a esto las “fiestitas en Leleque”.

Hoy, la Comunidad compuesta por varias familias, sigue con la misma promesa que en un principio les costó palos y balas, volver al territorio para ser lo que eran, mapuches íntegros en contacto con la naturaleza: “también sentimos que somos defensores de la biodiversidad” nos dice la werken.

Casi al finalizar el 2019 se anunciaron los cambios en las políticas de Gobierno y de seguridad, que resultan favorables para las Comunidades en conflicto, un respiro si se quiere. La ministra de Seguridad Sabrina Fréderic (que sustituye a Patricia Bullrich, en la administración Fernández) promete dar un revés a la persecución y represión reinantes en las Comunidades y rever las responsabilidades de los casos inconclusos y manoseados (Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, etc.).

territorio mapuche.2 jpg

¿Qué piensa Facundo Jones Huala, y los que integran el Pu Lof en Resistencia sobre estas políticas recientes?

“Nosotros no confiamos mucho en los gobiernos. Casi nada te diría. En ninguno de los gobiernos. Nosotros estamos en este territorio desde marzo de 2015, cuando era el gobierno de Cristina Fernández. Y las primeras represiones que nosotros sufrimos fueron con el gobierno de ella. Ahora si bien hay cambios de políticas en el Ministerio de Seguridad, algunas cosas que escuchamos por la radio del INADI como que tuvo acercamiento a las comunidades y demás, acá no vinieron. Pero sí sabemos que se acercaron a otras comunidades. Sabemos también que este es un gobierno que desde el principio dio su apoyo a los proyectos mineros y la minería tiene los ojos puestos en nuestro territorio. Entonces creemos que es un doble discurso que se está dando desde el gobierno. Como diciendo que no nos van a reprimir, que van a ser distintos al gobierno de Macri que sin lugar a dudas fue un gobierno casi muy similar a lo que fueron los gobiernos de facto”.

“Pero creemos que tienen un doble discurso. Y de hecho acá en la provincia de Chubut el gobernador Arcioni está intentando cambiar la ley anti minera. Ya sabemos que andan dando vueltas por la zona de Cushamen camionetas de las empresas mineras. Nosotros acá estamos un poco más tranquilos, por decirlo de alguna manera. Como podrán ver ya no está la guardia (la otra casilla de Guardia, fue incendiada por la policía y empleados de Benetton, NDR). Seguimos en alerta, no confiamos en ningún gobierno. Hoy puede ser Alberto Fernández el presidente y Cristina la vicepresidenta, pero la primera que nos vino a atacar fue Cristina”.

“Nunca escucharon nuestros reclamos. Hoy en día se está hablando un poco más de la causa mapuche, del reclamo. Sobre todo, después de lo que pasó con Santiago, pero cambios reales de devolución de territorios no vemos. La única salida que se ve y que nos alienta a nosotros son las recuperaciones que se han venido dando en distintos lugares de la Patagonia”.

territorio mapuche. 3 jpg

Resulta difícil, entendemos, asumir que este Estado se fundó sobre una mentira y sobre la sangre de los pueblos originarios. Esta idea resulta una ofensa, un disparate para las brillantes mentes que elaboran la información en las grandes ciudades, los que niegan la reconstrucción de un pueblo que se levanta una y otra vez ante el genocidio perpetuo, para los oficialmente serviles al capitalismo, para los que no se cuestionan y festejan la campaña del Desierto -esa ilustrada en el revés del billete de Roca-. Fue más fácil y menos cuestionado decir que los mapuches son “indios chilenos”, y que fueron los que cometieron el etnocidio del pueblo Tehuelche.

El discurso “oficialista” sigue estando en el proyecto político que anhelaba una conformación del Estado Argentino sin indígenas. Los maestros de esta operación: Sarmiento, Mitre, Avellaneda y Roca, Perito Moreno, todos de la élite burguesa. Todos los que siguieron, reprodujeron el mismo proyecto.

A pesar de todo lo que vivieron surgieron más recuperaciones estos últimos años, que fueron bastantes duras. ¿Hay un crecimiento de las comunidades?

“Nosotros creemos que sí. Y lo que sucedió con esta recuperación y las represiones tan grandes que hubo, también en la zona de Villa Mascardi en la comunidad Lafken Winkul Mapu con el asesinato de Rafael Nahuel, es que intentaron decir ‘si siguen haciendo esto, le vamos a responder con esto’. Por suerte nuestros hermanos que estuvieron en distintos lugares no tuvieron miedo. Tomaron la posta y dijeron hay que seguir recuperando territorios. Es esto, cambiar un sistema, dejar de ser la mano de obra barata del que tiene plata que puede hacer y deshacer y uno tiene que trabajar muchas horas. No ves a tus hijos. Nosotros decidimos otra forma de vida. Que también es la que nos corresponde. Nosotros somos mapuches, nuestros antepasados murieron peleando por el territorio y nosotros debemos hacernos cargo de eso”.

¿Todavía siguen confiando en las mesas de diálogo para resolver el conflicto territorial?

“Si, creemos que la única solución que nosotros siempre pedimos es el diálogo. Pero un dialogo político, serio con el Estado que es quien debe hacerse cargo de nuestro reclamo. Pero nosotros tuvimos las mesas de diálogo con La Trochita y el gobierno provincial, y es resultado fue la represión. Cuando se les antojó frenaron las mesas de diálogo. Con nosotros particularmente no se ha acercado nadie a conversar. Vimos el otro día que la presidenta del INADI había dicho que estuvo por este lugar, donde desapareció Santiago. Ellos acá no vinieron, no se acercaron a conversar. Entonces creemos que tiene que ver con el afuera, quedar bien parados. Sí sabemos que han recorrido otras comunidades, pero acá particularmente no han venido. Y lo tomaríamos con pinzas. Nosotros ya no confiamos en casi nadie”.

¿Tienen diálogo con el Lonko Facundo a pesar de que está en Chile?

“Sí, siempre alguien está yendo a verlo, por lo general está su compañera con él yendo y viniendo porque lamentablemente el 90% de los que estamos en la recuperación del territorio tenemos causas judiciales o prohibiciones de salir del país. También nuestra economía es bastante ajustada así que no es tan fácil, es bastante lejos. Pero siempre estamos intentando tener algún tipo de contacto con él. Para saber cómo está él y para que sepa que seguimos acá, con la idea que el planteó desde el principio. Él es el Lonko de esta comunidad y siempre tiene que estar al tanto de todas las decisiones que tomamos acá”.

“Esperamos que la movilización social que hay en Chile, que alentamos, ojalá pueda cambiar algo porque siguen teniendo las mismas leyes que en la dictadura. Creemos que si el pueblo logra cambiar el sistema en el que vive pueda beneficiar tanto al Lonko como a la cantidad de presos políticos que hay. Hay un pabellón para presos políticos mapuches porque ya es moneda corriente. La represión y el hostigamiento carabinero es mucho mayor que acá. Desde el gobierno anterior la conexión entre ambos gobiernos existió, no sabemos cómo va a venir este gobierno. La detención del Lonko fue determinada por Macri y Bachelet”.

En la Patagonia hay muchos terratenientes, no solo Benetton.

“Si, por más que no podamos apoyar físicamente, desde el movimiento mapuche Puel Mapu siempre instamos a que el mapuche vuelva al territorio y recupere las tierras que están en manos de grandes terratenientes. Benetton es uno, pero a lo largo de toda la Patagonia hay muchos. Benetton y Lewis son los más conocidos. Pero también hay otros que son más conocidos por su fama como Emanuel Ginobili y Marcelo Tinelli. También son terratenientes y arrebatan territorios y mandan a reprimir a la gente mapuche. Ellos son vistos por la sociedad como gente más buena. Y hay cientos también en la Patagonia que no son tan conocidos.”

¿Qué le dirías a la gente que piensa que está todo más tranquilo, desde el punto de vista político?

“Que no se dejen engañar. Le hablamos a la gente mapuche. Que dejen de vivir en la mentira de los dos mangos con cincuenta que les da un plan social. Realmente nuestra vida digna está en el territorio, si bien acá nos enfrentamos a represiones, también vivimos mucho menos reprimidos que en las ciudades. En la ciudad uno ve todo el tiempo que los jóvenes si no se matan entre ellos por alcohol, por drogas, va la policía y los reprime y nadie hace nada. Siempre los muertos somos los originarios. Esta realidad la podemos cambiar solo si el nivel de conciencia va creciendo. Creemos que es necesario que la sociedad argentina reaccione. Sabemos que ahora este gobierno como hizo el gobierno de Cristina nos va a tener cegados con un montón de promesas y de planes sociales. Para nosotros nada cambia, seguimos en alerta instando a la recuperación del territorio. Seguimos celebrando todas las recuperaciones que se den. Creemos que es necesario apoyarnos entre nosotros”.

“Ojalá se sigan dando las recuperaciones. Y que se vayan todos los terratenientes que hay en la Patagonia de este y del otro lado de la cordillera. También creemos que es importante que nuestros hermanos de los pueblos originarios del norte dejen de vivir en la sumisión. Lamentablemente están sometidos, son sumisos al sistema. Y muchísimas veces nos dicen que nosotros somos más violentos que los hermanos Qom. Somos todos originarios, parte de la tierra y tenemos que defenderla. Es la única opción que tenemos en estos tiempos. Estamos siempre dispuestos a lo que necesiten. Sabemos que han apoyado esto desde un principio, saben quiénes somos y se han encargado de ayudarnos a difundir la verdad de lo que está sucediendo.”

En el juicio de usurpación que llevó adelante el Pu Lof en Resistencia Cushamen, la jueza Carina Estefanía dictaminó que era una recuperación, no una usurpación (como siguen diciendo algunas Fake News), ese juicio se lo ganaron a Luciano Benetton.

Ya pasaron casi cinco años de esa recuperación, más firmes que nunca. Con la alegría de vivir en un proyecto de sociedad fuera de la lógica Capitalista “huinca”, aún queda mucho por reconocer para el Estado Argentino, responsable de todos los genocidios. El de los pueblos Originarios en la última Dictadura Militar es uno, y hasta científicos del CONICET se han encargado de desbaratar los relatos erróneos del “mapuche extranjero”.

Desde este lugar, defendiendo la verdad de la historia decimos basta. Basta de tanta mentira ¿hasta cuándo se van a encubrir las responsabilidades? ¿Hasta cuándo tenemos que aguantar que se haga justicia por los asesinatos de Rafael Nahuel y la muerte de Santiago Maldonado? ¿Hasta cuándo van a tapar con el dedo el despojo territorial a los pueblos?

La historia en 2020 es esta y sabemos que resulta molesta, poco esperada para el poder capital.

--------------

*Fotos de José Guzmán

REDACTORES

anna.jpgbgeorges.jpgbgiorgio.jpgbjuan.jpgblorenzo1.jpg
Copyright (c) 2009. Antimafia Dos Mil Argentina