Por Giorgio Bongiovanni - 25 de abril del 2020

7 de febrero del 2011. Italia está conmovida por la muerte de cuatro niños romaníes, Raúl, de 4 años, Fernando, de 5, Patrizia, de 8, y Sebastián, de 11, fallecidos en las llamas de un incendio abrasador causado por la chispa de un brasero dentro de su humilde vivienda. Estaban solos, acurrucados en el frío y dormidos. Al día siguiente, hablando en Radio 24, Tiziana Maiolo, en ese momento portavoz milanés de Futuro y Libertad (el partido de Gianfranco Fini), dijo textualmente: "Es más fácil educar a un perro que a un rom. Los perros y los niños se pueden educar, pera no los romaníes, es más fácil educar a mi perrito. Los niños son como los perros: se los puede educar. Los rom hacen pipí en las paredes: ¡pero mi perrito no hace pipí en las paredes!". La misma Maiolo, al día siguiente, renunció a ser portavoz de FLI, disculpándose por esas frases tan indecentes y tan poco felices.

Años después, el tema cambia, pero la insolente violencia de las palabras permanece.

En la mira de la periodista y ex política de mil rostros (que ha pasado de la extrema izquierda a los radicales, luego a la derecha de Fini, para terminar convirtiéndose en paladín de Berlusconi y del partido fundado por un condenado por asociación mafiosa como Marcello Dell'Utri) ahora está el magistrado y consejero togado del CSM, Nino Di Matteo.

Por Giorgio Bongiovanni – 26 de abril del 2020

La noticia llegó de repente. Estamos incrédulos y conmocionados porque en estos años nuestros caminos no sólo se han cruzado. Caminamos juntos por las calles y compartimos batallas. Una colaboración mutua entre ANTIMAFIADuemila y Pandora TV, que fue más allá de la idea del trabajo. Fue una lucha de resistencia en un mundo, el de la información, que se vuelve cada vez más complejo.

Periodista y escritor, Giulietto Chiesa, nació el 4 de septiembre de 1940 en AcquiTerme y fue durante muchos años corresponsal en Moscú, primero para l'Unità y luego para La Stampa, además de ser enviado de Tg5, Tg1 y Tg3. En decenas de libros ha contado la Perestroika de Gorbachov, de quien se convirtió en un amigo personal, cuando se vivían las grandes conmociones de la guerra y la globalización.

Pero la política también jugó un papel importante en su vida.

Fue dirigente del PCI y en 2004 fue elegido para el Parlamento Europeo.

En los últimos años, su compromiso había ido más allá de la política. En diciembre pasado, en Fermo, sostuvo una larga reunión para hablar sobre temas como la información, la política, la crisis económica y energética mundial, el riesgo de un nuevo conflicto mundial y la necesidad de profundizar en los temas que van más allá de la "versión oficial".

Giulietto se fue el día después de la Fiesta de la Liberación. Incluso por eso, ha luchado en los últimos años con su "contracorriente" y así es como queremos recordarlo.

Giulietto Chiesa fue un amigo querido, un hermano y un maestro. Chau Giulietto ¡siempre existirás para nosotros!

USA: políticos y generales criminales gobiernan el Pentágono

Por Giorgio Bongiovanni-6 de abril del 2020

¿Qué valor tiene la vida para el presidente de los Estados Unidos de América, para el Secretario de Estado, para los altos líderes militares del Pentágono? Cero.

Lo demuestran la política imperialista y las innumerables guerras que han provocado la muerte de cientos de miles de civiles, millones de refugiados y miles de soldados estadounidenses muertos y heridos. Pero la locura "made in Usa" contra sus propios ciudadanos se manifiesta también en tiempos de emergencia sanitaria mundial. La noticia es de los últimos días.

La jefatura de la Marina de los EE.UU. removió al comandante del portaaviones nuclear estadounidense Roosevelt, Brett Crozier, por escribir a sus superiores pidiendo evacuar la nave para evitar que el coronavirus, que ya había golpeado a más de cien marineros, diezmara por completo a la tripulación.

El comandante fue acusado de no tener una "adecuada profesionalidad".

El histórico portaaviones estadounidense, protagonista de varias guerras, opera en las aguas del Pacífico. Después de una parada en Vietnam, el Covid-19 golpeó duramente a la nave, comenzando a reclamar víctimas. Crozier, en su carta, había destacado que la cuarentena en el portaaviones era imposible debido al espacio limitado del buque de guerra.

En el Roosevelt, de hecho, viven casi 5 mil personas en estrecho contacto. Debido a ello le pidió a sus superiores que tomaran una decisión clara: "Retirar gran parte del personal de un portaaviones en misión y aislarlo durante dos semanas puede parecer una medida extraordinaria. Pero es un riesgo que debe tomarse. Mantener a más de 4 mil jóvenes en el Roosevelt los expone a un peligro innecesario y destruye la confianza que tienen en nosotros. Necesitamos una decisión política, pero es lo correcto. No estamos en guerra, no hay necesidad de hacer morir a los marinos. Si no actuamos de inmediato, fracasaremos en el cuidado de nuestro bien más preciado: la tripulación".

Esa carta, sincera, afligida por la seguridad de los propios soldados, fue ignorada hasta que fue publicada en la prensa.

A pesar de esto, a nivel político, se prefirió tomar distancia de esa "posición humanitaria". Desde el ministro de Defensa, Mark Esper, hasta el subsecretario de Marina, Thomas Modley, criticaron al comandante y disminuyeron la alarma al afirmar que "la evacuación no es necesaria".

La decisión final fue hacer desembarcar a 2.700 hombres, mientras que el resto tendrá que garantizar el funcionamiento del portaaviones. Poco importa si, por el momento, no hay guerras a la vista. Porque la vida de la tripulación vale menos que el objetivo: estar en funcionamiento, a pesar del virus y las infecciones (93 de las cuales se confirmaron y hay otros 86 que tienen síntomas), mientras se muestran los músculos frente a China y Rusia.

Por su acción, Crozier ha sido removido. "Ha hecho sonar una alarma que no era necesaria –dijo el subsecretario Modley– permitió que la complejidad de lidiar con la epidemia a bordo le impidiera actuara profesionalmente cuando, actuar profesionalmente, era lo más importante de todo en este momento".

Pero la verdad es que, tal como sucedió en el Roosevelt, el virus se está propagando a otras unidades de la flota, afectando a generales y soldados.

En nombre de los intereses de los políticos y de los señores de la guerra, el coraje de un alto oficial ha sido literalmente degradado.

Otra prueba más de que el sistema político y militar estadounidense está impulsado por mentes insanas. Asesinos y criminales que no respetan la vida. Ni siquiera las de sus compatriotas. Incluso por esto, tarde o temprano, tendrán que rendir cuentas.

------------------
*Foto de Portada: www.antimafiaduemila.com / El portaaviones nuclear norteamericano Roosevelt

REDACTORES

anna.jpgbgeorges.jpgbgiorgio.jpgbjuan.jpgblorenzo1.jpg
Copyright (c) 2009. Antimafia Dos Mil Argentina