OUR VOICE

Sonia Bongiovanni y Matías Guffanti entrevistados por “Verdadera Justicia” de Chile

Por Marta Capaccioni-22 de marzo del 2020

Si bien el mundo está luchando por buscar una cura para el virus que es el protagonista de este 2020, el mismo deseo no existe cuando surge el deber de extinguir otros gérmenes ancestrales que infectan a la Tierra día tras día.

"Los virus más peligrosos no son los de la naturaleza sino los que crea el hombre", dijo Matías Guffanti, responsable y coordinador del Movimiento Our Voice en América del Sur quien, junto con la fundadora y directora del grupo Sonia Bongiovanni, fueron entrevistados en el programa de radio dirigido por Claudio Rojas, Verdadera Justicia. "Es el sistema político, el sistema económico, el sistema de injusticia –continuó Matíasel sistema de fuerzas que se está expandiendo como un cáncer en todo el mundo y ante el que debemos luchar como anticuerpos para cambiar todo lo que está sucediendo. Solo el día que logremos detener estos virus podremos decir realmente que ya no hay virus en la Tierra".

Sonia Bongiovanni, fundadora de Our Voice, entrevistada por radio Mantra FM, Argentina

Por Marta Capaccioni-20 de marzo de 2020

"Siempre nos han enseñado que el mundo no puede ser detenido y que, incluso con muchas injusticias, debe seguir y seguir. El coronavirus está demostrando que no es así". Tales fueron las palabras de Sonia Bongiovanni, fundadora y directora del Movimiento Cultural Our Voice, durante una entrevista realizada ayer en la radio argentina Mantra FM. Un pensamiento que, sobre todo en este momento de crisis mundial, nos hace reflexionar.

Finalmente, hemos descubierto nuestra fragilidad como sociedad, nuestro egoísmo como hombres y nuestra precariedad como especie. Como explicó Sonia, ese bombardeo mediático que hoy nos persigue con el coronavirus, también deberíamos exigirlo por las injusticias que nos han oprimido durante años y por las cuales los mártires de nuestro planeta han dado la vida. Por los cientos de familias que mueren de hambre o frío todos los días. Por todos aquellos niños que aún no han escuchado nada más que el sonido de las bombas y aspirado el olor a humo, aquellos niños que aún no han podido ver una pradera verde o agua limpia, que aún no han vislumbrado la belleza de un paisaje, porque los escombros cubren sus ojos y algunas veces su respiración.

A propósito del caso de Fátima Florencia Acevedo

malena Por Malena Sánchez, de Our Voice Paraná, Argentina-10 de marzo del 2020.

Un 8 de marzo lleno de lágrimas, bronca y gritos de justicia. Con concentración y vigilia en tribunales, nosotras no festejamos nada. Nosotras nos despertamos con otra víctima de femicidio en Paraná, Fátima Florencia Acevedo. Estaba desaparecida desde el 1 de marzo y, finalmente, su cuerpo fue hallado en un pozo de 18 metros de profundidad una semana después, el 8 de marzo. Previamente, Fátima se encontraba en la Casa de Mujeres de la Municipalidad de Paraná (a donde jamás regresó) ya que sufría violencia de género por parte de su ex pareja, Nicolás Martínez. Fueron incontables las veces que ella lo denunció por violencia de género y no recibió ningún tipo de respuesta por parte del Estado. "Ya estoy podrida de cagarlo denunciándolo y que la policía no haga nada. Ni la policía, ni el juzgado, ni nadie", había dicho a una de sus amigas en un audio previo a su asesinato. Denunció también que él rompió la orden de alejamiento, que él merodeaba fuera de la Casa de Mujeres y que la amenazó con arrojarle ácido muriático en el rostro, pero de este pedido de ayuda solo recibió la desprotección del Estado indiferente. “Puede ser que cuando termine muerta por culpa de él, la policía, el juzgado y toda la mierda que tienen que hacer algo hagan algo” dijo ella a su amiga antes de ser asesinada por la violencia machista y la complicidad del desamparo estatal.

La amenaza de un médico a las comunidades Wichís de Salta, Argentina

daiana carracedoPor Daiana Carracedo, de Our Voice Ushuaia, Argentina – 9 de marzo de 2020

El hambre, la extrema pobreza y las pésimas condiciones de salud están matando al pueblo wichí en la provincia de Salta. Una situación que se repite en las distintas comunidades originarias de nuestro país donde sus integrantes son marginados por los gobiernos y, a veces, por la misma sociedad.

¿Pero qué pasa cuando un médico, que debe velar por la salud, no está a la altura de la profesión que eligió? Este es el caso de un doctor de la ciudad salteña de Tartagal, quien frente a un corte en la Ruta N° 34 provocado por 43 caciques wichís que reclamaban el reconocimiento por parte del Estado, lanzó provocadoras palabras. Según el diario “¿Qué pasa Salta?” el “Doctor” Céspedes, perteneciente al Hospital Juan Domingo Perón, declaró: "Ustedes, los caciques indígenas, son sucios, vagos, matacos, queremos ver cuando ustedes vayan al hospital...No, no los queremos ver, yo me encargo de matarlos uno por uno. No queremos ver a ningún indígena. Cuando yo mato a un mataco wichí nadie se entera porque soy doctor"

REDACTORES

anna.jpgbgeorges.jpgbgiorgio.jpgbjuan.jpgblorenzo1.jpg
Copyright (c) 2009. Antimafia Dos Mil Argentina